martes, 12 de junio de 2007

Jesús, un verdadero Revolucionario



El rico insensato

En aquellos tiempos, Jesús le dijo a sus discípulos: "Mirad: preservaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de lo que posee." Les dijo una parábola: "Había un hombre rico cuyas tierras habían producido mucho. Y se hizo esta reflexión: "Qué voy a hacer?, porque no tengo donde guardar mis cosechas." Y dijo: "He aquí lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré unos mayores; allí amontonaré todo mi trigo y mis bienes. Y diré a mi alma: Alma mía, tienes cuantiosos bienes en reserva para un gran número de años; reposa, come, bebe, haz fiesta." Más Dios le dijo:"Insensato! , esta misma noche te van a pedir tu alma, y lo que tú has allegado, ¿para quién será? " Así ocurre con todo aquel que atesora para sí mismo y no es rico ante Dios." Luc. 11, 15-21

El rico Epulón

Jesús dijo a sus apóstoles: Había un hombre muy rico, que se vestía de púrpura y de lino fino y banqueteaba todos los días espléndidamente. Y un mendigo llamado Lázaro, se estaba tendido a su puerta, cubierto de úlceras, y deseando saciarse con lo que caía de la mesa del rico, en tanto que los perros se llegaban y le lamían las llagas. Y sucedió que el pobre murió, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. También el rico murió, y fue sepultado. Y en el abismo, levantó los ojos mientras estaba en los tormentos, y vio de lejos a Abraham con Lázaro en su seno. Y exclamó: "Padre Abraham, apiádate de mí y envía a Lázaro para que, mojando en el agua la punta de su dedo, refresque mi lengua, porque soy atormentado en esta llama. Abraham le respondió : "Acuérdate hijo, que tú recibiste tus bienes durante tu vida, y así también Lázaro los males. Ahora el es consolado aquí, y tu sufres. Por lo demás entre vosotros y nosotros un gran abismo ha sido establecido, de suerte que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no podrían; y de allí tampoco se puede pasar hacia nosotros." Respondió Epulón: "Entonces te ruego Padre que envíes a Lazaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos para que les de testimonio, a fin de que no vengan ellos también a este ligar de tormentos." Abraham respondió: "Tienen a Moisés y a los Profetas, que los escuchen. Replicó: No Padre Abraham; pero si alguno de entre los muertos va junto a ellos, se arrepentirán." El empero le dijo: Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, no se dejarán persuadir, ni aún cuando alguno resucite de entre los muertos."

Zaqueo el publicano

Jesús entró en Jericó, e iba pasando . Y he aquí que un hombre rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, buscaba ver a Jesús para conocerlo, pero no lo lograba a causa de la mucha gente, porque era pequeño de estatura. Entonces, corrió a un sicómoro que un árbol muy fuerte para verlo , porque debía pasar por allí. Cuando Jesús llegó a este lugar levantó los ojos y dijo: "Zaqueo, desciende pronto porque es necesario que yo me hospede en tu casa." Y este descendió rápidamente y lo recibió con alegría. Viendo lo cual todos murmuraban y decían: "Se ha ido a hospedar en casa de un varón pecador." Más Zaqueo puesto de pié, dijo al Señor: "Señor, he aquí que doy a los pobres la mitad de mis bienes; y si en algo he perjudicado a alguno le devuelvo el cuádruplo." Jesús le dijo: "Hoy se obró salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham. Vino el Hijo del hombre a buscar y a salvar lo perdido."

Y si nos ponemos a buscar, no terminaríamos de citar a Cristo ni hoy, ni mañana ni en una semana. Jesucristo fue y seguirá siendo ejemplo de humanidad, solidaridad, desprendimiento y de sabiduría para nuestro Pueblo soberano y socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!