sábado, 27 de octubre de 2007

Chávez: Un líder continental

Ya no son solamente los cerebros de Casa Blanca y del Pentágono que se esfuerzan en comprender las causas del creciente prestigio internacional del presidente de Venezuela. Científicos sociales de las grandes universidades de los EUA están dedicando una atención especial al estudio de aquello que en los medios académicos es llamado "el fenómeno Chávez".

El fulgurante ascenso del líder caribeño como personalidad mundial perturba sobre todo a los intelectuales del establishment. No encuentran para ello explicación satisfactoria.

En los últimos meses, Hugo Chávez ha adquirido una proyección que trasciende ampliamente el cuadro de la revolución bolivariana. Sus tomas de posición lo proyectaron como un líder aclamado por las grandes mayorías de América Latina, respetado y admirado en todo el Tercer Mundo y por las fuerzas progresistas de los países desarrollados.

El escritor australiano John Pilger, en un lúcido artículo divulgado por resistir.info, atribuye la influencia y la fascinación ejercida por Chávez al coraje e imaginación con que ha asumido la defensa de grandes causas humanistas. Expone una evidencia.

En un mundo caótico sometido a un sistema de poder imperial que promueve la violencia y el terrorismo de Estado en la tentativa desesperada de encontrar solución para la crisis estructural del capitalismo, Hugo Chávez, como presidente de un país rico en petróleo, pero cuyo pueblo ha vivido sumergido en la pobreza, emerge como un revolucionario puro, desafiador y de una autenticidad que conmueve y sorprende.

Su carisma desconcierta a los enemigos. No consiguen incluir aquel ex oficial paracaidista en cualquier modelo tradicional. Por su personalidad, formación, estilo de actuar e ideario, Chávez es un líder atípico. De origen social modesto, muy religioso, preconiza la transformación de la sociedad en el ámbito del funcionamiento y riguroso respeto de las instituciones existentes. Como arma, exhibe en sus mítines la Constitución bolivariana. Al asumir la Presidencia alababa a Cristo y Bolívar, su héroe tutelar.

Para frustración del imperio y de la oligarquía criolla, las maniobras y intentonas contrarevolucionarias, en vez de llevarlo hacer concesiones, contribuyeron para hacerlas avanzar. De él se puede decir que caminó con La Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!