viernes, 12 de octubre de 2007

El Matacura metió la pata otra vez!!


Sucedió que a eso de las 7:15 de la noche, durante la transmisión de Aló Ciudadano se presentó (equivocadamente, supongo) el autodenominado biógrafo del Ché: Jon Lee Anderson.

El mal llamado periodista pagado por la CIA Leopoldo Castillo comenzó, como siempre, desde el principio a "colocar palabras suyas en la boca del entrevistado", técnica que practican con prestancia y alevosía únicas los enviados del malandro de La Florida. El entrevistador en este caso trataba de explicarse (él mismo) por qué Lee Anderson quería entrevistar al Presidente Chávez diciendo que seguramente era por el carácter conflictivo del personaje Chávez, etc.

Entónces el afamado cronista le dijo claramente: "Eso lo has dicho tú, no yo y tú quieres que yo lo repita. Yo entrevisté al Presidente Chávez hace aproximadamente 5 años y ahora tengo todavía más interés porque Chávez se ha convertido en un personaje importante en asuntos de política en el mundo contemporáneo".

Por supuesto que el Matacura inmediátamente desvió el interés hacia otra cosa pero María Isabel Párraga le hizo la siguiente pregunta al invitado:

-¿Querrá decir Usted que Chávez es noticia en Latinoamérica, supongo?
- No. Yo quise decir que el Presidente Chávez en la actualidad es el personaje político, el líder luchador más notorio y notable del mundo. En este momento.

Ya podrán imaginarse la cara de estúpidos que pusieron los dos escuálidos. Chávez, sin estar ahí, se las hizo otra vez y el Maracura como siempre puso en evidencia una vez más que no lee los libros a los que tanta publicidad les hace y que sin saber se mete en camisa de 11 varas y si no creen que sea tan bruto, lean por favor el siguiente artículo del escuálido Clarin argentino:

Al momento de su muerte, con 39 años, Guevara mantenía sus ideales, pero era menos utópico", dijo ayer el escritor estadounidense Jon Lee Anderson durante la presentación de una edición revisada de su libro Che Guevara, una vida revolucionaria (Editorial Anagrama), en Barcelona. Anderson incluyó en esta nueva versión algunos documentos inéditos y agregó testimonios, pero también hubo criba. Parece que el misticismo en torno de la figura del Che hizo que al biógrafo se le colaran como reales algunas anécdotas que no eran ciertas.

Pese a que hay quienes señalan a Anderson como el biógrafo oficialista del Che, el escritor defiende la objetividad del libro. Según él, su biografía muestra a Guevara "con todas sus virtudes y defectos", retrata a un hombre que "no era un héroe ni un demonio". Che Guevara, una vida revolucionaria se editó originalmente a finales de la década de los noventa. Sin embargo, su autor nunca estuvo conforme con aquella traducción. Al punto que para él, "ésta es la primera vez que aparece en español".

En la presentación de ayer, Anderson contó que uno de los interrogantes que lo condujo durante los cinco años de investigación era saber "qué impulsó al Che a dejarlo todo en Argentina y convertirse en un revolucionario". Después de acumular "un sinfín de anécdotas" comprobó "un fenómeno de misticismo alrededor del Che" que favorecía "algunos inventos inexplicables". En este sentido, Anderson señaló que el Che "reúne cualidades que tienen los héroes desde la antigua Grecia, lo que lo convierte en una figura como pueden ser Icaro o Cristo".

Entre los agregados para esta nueva edición están los testimonios de Aleida March, viuda del revolucionario, y fragmentos desconocidos de los diarios del Che. Durante los cinco años de investigación en los que siguió los pasos de Guevara, Anderson revisó archivos en Washington, Moscú, Alemania y recorrió Latinoamérica. Según cuenta, fue en uno de sus viajes por Argentina, junto al amigo de Guevara Alberto Granados, que comprendió "de forma intuitiva" los motivos del Che. Ver noticia del Clarin en Enero de 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!