jueves, 25 de octubre de 2007

Las Cúpulas Católicas atacan de nuevo

Rebelion. Las Cúpulas Católicas atacan de nuevo

Esta claro que la jerarquía católica, aliada de la oligarquía venezolana, construye mentiras y manipulan la información para que los cristianos se alejen del proceso de la revolución bolivariana en curso, a favor de los humildes y la justicia fraternal por la que se empeñó Jesucristo.

Por eso ordenaron a todos los padres oficiantes de las misas del domingo 21 de octubre, que leyeran el comunicado en lugar de predicar el evangelio. Obviamente eso lo hacen para conservar sus privilegios, y porque saben que una distribución equitativa de la riqueza, como lo propone el auténtico cristianismo, disminuirá drásticamente sus groseros privilegios y los de sus aliados oligarcas.

Los voceros de la jerarquía católica declaran que a Cristo no le habría gustado el proceso revolucionario bolivariano. Eso es falso. La revolución bolivariana tiene como objetivo fundamental redimir a los pobres, a los que sufren, a los que amó Jesús.

Jesucristo mismo fue pobre. Nació en un establo. Era hijo de un carpintero. Buscó a sus discípulos entre pescadores y campesinos. Predicaba que quien pretenda seguirlo dejara sus riquezas porque es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja antes que un rico se salve. Y cuando fue necesario utilizó la fuerza, como cuando sacó con un látigo a los mercaderes del templo. Para su doctrina fraternal, cada ser humano es un templo vivo del Espíritu Santo y es preciso amarlo y ayudarlo. Si él estuviera aquí y viera cómo sufren los seres humanos en su inmensa mayoría, y cómo lo profanan e irrespetan todos los días, también tomaría el látigo contra los oligarcas que buscan seguir humillando, empobreciendo, saqueando, engañando y dominando al pueblo pobre que tanto amó. Jesús castigaría a los acaparadores de los alimentos, de la leche de los niños, a los acumuladores de la riqueza, porque El dispuso que la tierra y sus bienes sirvan para todos, porque todos somos hermanos.

Estos jerarcas de la iglesia católica que atacan al proceso revolucionario y bolivariano, pretenden que los pobres sigan como antes, resignados y sometidos a los poderosos. Hoy, como siempre, atacan y atacarán a todo proceso que ansíe ayudar a los desvalidos y poner la riqueza de la nación al servicio de todos sus hijos.

Y para alejar al pueblo de estos caminos de justicia social pacífica, estos Judas mienten y difaman todos los días. Y de modo permanente hablan que la revolución bolivariana va a quitar los bienes a los pobres, como si los pobres tuviesen bienes exagerados y como si los seres solidarios, los verdaderos cristianos, los verdaderos revolucionarios estuviesen en contra de los humildes. Pero los pobres de nuestra patria no se dejan engañar, saben muy bien que la revolución bolivariana está en busca de hacer realidad los sueños del Libertador, expresados muy claramente en el Discurso de Angostura, otra mentira de los arzobispos y obispos quienes declaran que el socialismo es contrario al pensamiento de Simón Bolívar sin citar el texto preciso de dicho Discurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!