sábado, 17 de noviembre de 2007

La Fiscalía de Bush rechazó una confesión grabada del terrorista

Vea Noticia completa

EN septiembre del 2005, el Departamento de la Seguridad de la Patria (DHS, en inglés) de Estados Unidos ha deliberadamente descartado utilizar la grabación de una confesión de Luis Poisada Carriles, obtenida en Caracas en 1977 por el periodista norteamericano Blake Fleetwood, en presencia de Orlando Bosch.

Tal es la revelación hecha este jueves en Washington, ante el Subcomité de Organismos Internacionales, Derechos Humanos y Supervisión del Congreso norteamericano, en una audiencia convocada por el congresista Bill Delahunt acerca del terrorista internacional y agente de la CIA.

Fleetwood quien conserva desde aquella época una copia grabada del testimonio, entonces publicado en la revista New Times, había ya aceptado testimoniar como se lo solicitaba la abogada Jo Ellen Ardinger, encargada del caso en este periodo.

"En 1977, he entrevistado dos de los terroristas más peligrosos del siglo XX", empezó Fleetwood, contando como tuvo acceso, grabadora en mano, a Posada y Bosch, en la cárcel venezolana donde se los detenía por la explosión del avión de Cubana, ocurrida el año anterior y la muerte de todos sus pasajeros.

Los dos terroristas, sorprendidos por su repentina aparición y frustrados por su situación, se pusieron a jactarse abiertamente de sus crímenes.

"YO ESTABA CONTRATADO POR LA CIA A 300 DOLARES semanales"

Según Fleetwood, Posada le contó textualmente: "Yo estaba contratado por la CIA a 300 dólares semanales más los gastos. La CIA me ayudó a montar mi agencia de detective donde planeábamos acciones".

Relata el periodista que los dos presos "hablaron acerca del asesinato de dos diplomáticos cubanos en Argentina, del atentado contra la embajada de México en Buenos Aires, del atentado contra las oficinas de Air Panamá en Bogotá, las oficinas de Cubana en Panamá y, finalmente, del atentado de Cubana que dejo muertos a 73 civiles".

Posada y Bosch también confirmaron como "todo" había sido planificado en la reunión de Bonao, República Dominicana, donde se creó CORU que iba luego a realizar atentados en todo el continente.

Fleetwood explicó que, al regresar a su hotel, el Anauco Hilton, se comunicó de inmediato con el Fiscal adjunto Eugene Propper, quien investigaba entonces el asesinato de Orlando Letelier en Washington.

Propper lo llamó de nuevo minutos después: "La CIA ha informado todo a la policía secreta. Están atrás de ti. Estás en gran peligro". El reportero supo más tarde que el Presidente venezolano Carlos Andres Pérez había dado personalmente a la DISIP la orden de su captura.

"En septiembre de 2005, he ofrecido la información, mis notas y cintas grabadas, al DHS. Yo fui contactado por Jo Ellen Ardinger, una Fiscal con el DHS. Pareció excitada por mi información y se comunicó conmigo por teléfono y por correo electrónico", recordó Fleetwood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!