jueves, 15 de noviembre de 2007

La SIP-CIA

Correa ya está en la "lista negra" de la SIP-CIA
Incorporado entre los "malos" del continente, junto a Evo Morales, Daniel Ortega y Hugo Chávez. Por supuesto, como sumo sacerdote de estos "enemigos de la libertad de expresión" sigue siendo Fidel Castro

Alberto Maldonado S.

Buen síntoma: Correa va por buen camino. Ya la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) le ha incorporado entre los "malos" del continente, junto a Evo Morales, Daniel Ortega (que está volviendo a entrar) y Hugo Chávez, el "díscolo gobernante" venezolano que le ha dado por ensayar un socialismo del siglo veintiuno. Por supuesto, como sumo sacerdote de estos "enemigos de la libertad de expresión" sigue siendo Fidel Castro, "el tirano que no acaba de morirse"

NACIÓ DE LA MANO DE LA CIA

El caso es que esta SIP, desde hace rato, ha dejado de ser (o nunca la representó) una especie de apoderada de una supuesta libertad de expresión en el Continente. Más bien dicho, desde su nacimiento (1950) la Sociedad ha tenido la misión de aparecer como "adalid de los medios de comunicación social" en América Latina, con una consigna expresa: defender sin atenuantes ni pretextos el sistema económico, político y social imperante (el neoliberalismo) Y proclamar que solo la "democracia representativa" puede garantizar una auténtica "libertad de expresión" aún cuando frente a determinadas tiranías ha tenido que ser "prudente y contemplativa"

No hay que olvidar que esta SIP fue fundada por el oficial de la CIA Jules Dubois y que desde los años 50 tomó partido por los regímenes "pro occidentales" sin que importe mayormente si eran democracias representativas o dictaduras de la peor especie; pero eran "nuestras dictaduras" según expresión gráfica de Richard Nixon. Gregorio Selser, un destacado investigador - periodista argentino, registró, por ejemplo, que en una de sus asambleas anuales (de los años 50) mientras periodistas argentinos "sipianos" denostaban del "tirano" Juan Domingo Perón (Presidente de Argentina) se impedía que representantes de los mass medios del peronismo pudieran siquiera decir sus puntos de vista frente a las acusaciones que se daban en contra de este mandatario, al que acusaban de autócrata. En cambio, daban foro abierto a los delegados de periódicos nada menos que de la línea de Rafael Leónidas Trujillo, ese sí un déspota que asoló la República Dominicana, por más de 20 años, y persiguió y asesinó a cuanto ser se oponía a sus designios, dentro y fuera del país, especialmente periodistas.

FIDEL Y CHÁVEZ, LOS "MALOS"

Desde 1959, no se ha dado año que la SIP no le dedique a la Cuba Revolucionaria, sus condenas y resoluciones. Desde luego, como en ese país se produjo una auténtica revolución socialista, después de la feroz y corrupta dictadura proimperialista de Fulgencio Batista, que dejó una secuela de más de 20 000 víctimas; y contra el cual, la SIP fue "contemplativa", por decirlo de alguna manera, pues los diarios y revistas, que respondían al anterior esquema, fueron cerrándose solos en la medida en que directores, financistas, periodistas y esbirros tomaron las de villa diego, directo a la vecina Miami, precisamente la ciudad USA que se convertiría en la capital de la contrarrevolución y la gusanera. Pero para la SIP, desde ese año, "no existe libertad de expresión en Cuba" a pesar de que la revolución no ha perseguido o peor ha liquidado a ningún periodista. Los "asambleístas sipianos" creo que a cada reunión llevan copia de las anteriores condenas contra la Cuba Revolucionaria, con alguna que otra variante.

Desde 1998, el "malo de la película" pasó a ser el venezolano Hugo Chávez, aunque este líder político ha sido excesivamente tolerante con los medios del sistema (el de la burguesía plutocrática anterior) medios que pasaron a ser la oposición más beligerante y audaz. Para el 2007, el "leitmotiv" contra Chávez es la no renovación de la licencia a Radio Caracas Televisión (RCTV) de una frecuencia televisiva desde la cual, el empresario Marcel Granier y su combo, no solo que hicieron grandes negocios sino una oposición feroz y sistemática contra la nueva corriente política en el poder. Pero, para los "sipianos", esta decisión (absolutamente legal) ha sido catalogada como una "agresión contra la libertad de expresión" del "dictador Chávez" a pesar de que es el único presidente de América Latina, que exhibe ocho victorias electorales contundentes. Por supuesto, esa misma SIP no dijo nada ante la actitud abiertamente golpista de esta misma RCTV (y otros canales comerciales) cuando saludó eufórica el golpe de mano que dieron los sectores retardatarios de Venezuela (abril 11/2002) e ignoró totalmente cuando el pueblo venezolano restableció en el poder a su Presidente.

CORREA EN LA "LISTA NEGRA"

En cuanto al Presidente Rafael Correa (que en apenas 10 meses lleva 4 victorias electorales, las dos últimas, contundentes) ya la SIP le ubica como "hostil a la prensa" por cuanto la ha calificado de "mediocre, falsa" En el informe final, citan como "insultos" las expresiones que Correa ha tenido para calificar a determinados medios y representantes de la prensa, frente a acusaciones y calificativos que estos han usado, sin ninguna discreción. Esa misma SIP, en cambio, dice algo muy discreto contra el Uribismo -paramilitarismo colombiano que, a título de "seguridad democrática", ha impuesto una tiranía abierta en el hermano país; el país que registra el más alto porcentaje de asesinatos y persecuciones contra periodistas y medios de comunicación. Para muestra, un botón: el periodista Colman Norris, uno de los pocos críticos de Álvaro Uribe que quedaban en el hermano país, tuvo en estos días que abandonar precipitadamente Colombia, para salvar su vida y la de su familia, por cuanto el propio Mandatario "le acusó públicamente de ser un terrorista de corbata" Y eso, en la tierra de Gaitán es como sentenciarle a muerte.

Así que, las advertencias aprobadas ahora mismo por la asamblea de la SIP, reunida en su sede principal de Miami, la capital mundial del terrorismo anticomunista (financiado por EE.UU.) no pueden ser tomadas sino como síntomas de que los criticados van por el buen camino.

LA SIP DEBERÍA RENDIR CUENTAS

Sin embargo, habría que dar una respuesta a los “sipianos”. No para explicarles que sus preocupaciones, en el caso Ecuador, no tienen justificación alguna ya que el Presidente Correa lo único que ha hecho, en el uso del más elemental derecho a la libertad de expresión, es responder como se debe a agresiones verbales y escritas y acusaciones infundadas que han difundido los medios locales; sino para denunciar que la verdadera razón por la cual la SIP-CIA está muy preocupada y, desde luego, los "sipianos locales" también, es porque el Gobierno Correa se reafirma en su discurso de cambio estructural del país, para salir de la "larga noche del neoliberalismo"; y, la próxima asamblea constituyente, en la que el movimiento gobernante tiene amplia mayoría por decisión soberana e irrevocable del pueblo ecuatoriano, lo más seguro es que en la nueva Constitución se consagren principios y normas que procuren hacer del Ecuador un país más equitativo, más solidario, más libre.

Yo propondría que el Gobierno-Correa más bien le pida a la SIP los informes condenatorios que "debe haber aprobado" contra varios de sus miembros más prominentes, cuando estos apoyaron decididamente dictaduras militares o civiles en verdad criminales y corruptas y totalmente contrarias a la libertad de expresión. Tales los casos de El Mercurio, de Santiago de Chile, que fue casi el vocero oficial de la dictadura sangrienta y saqueadora de Augusto Pinochet y sus gorilas; de la Nación y Clarín, de Buenos Aires, que se pusieron a las órdenes de la feroz dictadura militar argentina, que "apenas" asesinó o desapareció a más de 30 000 personas y que hasta propició el robo de niños nacidos en cautiverio de madres que después fueron desaparecidas.

Que explique la SIP por qué sus miembros en el Continente, tan celosos de la "libertad de expresión y de información" especialmente en la Venezuela de Hugo Chávez, en el Ecuador de Rafael Correa, en la Bolivia de Evo Morales (a pesar de que en ninguno de estos países han sido perseguidos, peor asesinados periodistas o clausurados medios) sin embargo esos "adalides de la libertad de prensa" dijeron muy poco (los más, nada) sobre el caso del terrorista y criminal, Luis Posada Carriles, un asesino confeso de varios crímenes contra "objetivos cubanos" (entre ellos la voladura de un avión comercial con 73 personas a bordo) y permitió que recuperara su libertad condicional (ahora anda libre del brazo de ese otro terrorista, igual o peor que él, Orlando Bosch, que también) pero en cambio mantiene en prisiones de alta seguridad, condenados a penas absurdas (uno de ellos está condenado a doble prisión perpetua) sometidos a un trato penitenciario durísimo, a cinco jóvenes cubanos por el "delito" de haber desbaratado conspiraciones terroristas contra su país, Cuba, organizados por la mafia cubana-americana que reina en Miami y que la financia con millones de dólares el propio gobierno norteamericano.

NADA CONTRA LOS MEDIOS DEL IMPERIO

También debería reclamársele a esta SIP, porqué no hace honor a su nombre de Sociedad INTERAMERICANA de Prensa y se preocupa de las actitudes esas si francamente violatorias de la libertad de expresión, de los grandes medios de comunicación de Estados Unidos (prensa, radio, televisión y ahora el internet) ¿Acaso en su "declaración de principios" no está que la SIP nace para vigilar por el respecto a la libertad de prensa EN TODO EL CONTINENTE?

Un grupo de académicos, estudiantes y activistas de la Universidad Sonoma State (de California) ha analizado miles de textos y espacios de la prensa escrita, televisiva, radial y del Internet y ha editado por segundo año consecutivo un libro que se titula en castellano PROYECTO CENSURADO y que puntualiza las 25 noticias MÁS OCULTAS que han sido ignoradas por las enormes corporaciones mediáticas del imperio.

Estas 25 noticias, que los medios yanquis las ignoran (para ellos no existen), comprenden aspectos muy importantes del secretismo cada vez más creciente en el Gobierno USA, las matanzas de civiles en Iraq, el famoso fraude electoral de la Florida que le valió la presidencia a Bush, la destrucción del medio ambiente, las bajas del ejército yanqui en Afganistán e Iraq el recorte brutal de los derechos civiles de los propios norteamericanos, las investigaciones y conjeturas que se hacen sobre si el siniestro 11 de septiembre/2001 (el derrumbe de las torres gemelas) fue un ataque del exterior o un auto ataque. En fin, la lista es larga y, por supuesto, en el 2006, la gran prensa norteamericana ignoró que ya el criminal bloqueo yanqui contra Cuba, cumplió 46 años; o que el terrorista número uno del continente (Luis Posada Carriles) ya anda suelto por Miami, gracias a que la fiscalía USA se negó a acusarle de lo que es y lo que ha hecho: terrorista brutal sin remordimientos.

Pero la lista de los 25 casos se "ha enriquecido" con 10 más, ya que los investigadores de la gran prensa yanqui han tenido que agregar otros 10 capítulos de temas y de hechos que fueron ignorados en el 2006 pero que debieron tener alguna cobertura, de elemental y simple "libertad de información"

Desde luego, para los “sipianos” y Cía. solo hay ataque a la libertad de prensa cuando algún presidente democrático se decide por cambios estructurales, que necesariamente tocan su vanguardia mediática, la empresa periodística, pues en el medio siglo de existencia de la vieja celestina de la SIP, la gran prensa norteamericana nunca ha sido por lo menos observada por sus claros y repetitivos actos, esos si, contra la libertad de expresión y de información.
El método es el silencio. Las grandes corporaciones mediáticas de EE.UU. guardan "prudente" silencio sobre muchos temas y episodios que en otros países, especialmente del tercer mundo, serían tremendos escándalos políticos y sociales. La SIP, a su vez, guarda silencio sobre estos silencios ominosos y no condena nada (sería de no creer que el sirviente condene al patrón) Guarda silencio también para con sus miembros "históricos" a pesar de que varios de estos estuvieron (y están) al servicio de gobiernos tiránicos, genocidas, contrarios totalmente a la libertad de expresión. Pero eso si, pone el grito en el cielo (y tiene una enorme caja de resonancia en el Continente) cuando algún gobierno democrático y representativo se "atreve" a encarar a esos medios-parlantes del sistema.

© 2005-2006 Unión de Periodistas de Cuba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!