viernes, 21 de diciembre de 2007

Bush expresa miedo a quedarse "solo" en Afganistan

George Bush dedicó su última rueda de prensa de 2008 a Irak, Afganistán y la CIA

NUEVA YORK. El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, manifestó ayer en su última rueda de prensa del año cierto temor a quedarse solo en Afganistán. Bush evitó criticar abiertamente a los miembros de la OTAN que no tienen tropas en Irak. En cambio, aseguró que su «mayor preocupación es que la gente diga: bien, estamos algo cansados de Afganistán, entonces, creemos que nos vamos a ir».

Este aviso para navegantes se produce en un momento en que el Pentágono necesita más soldados en Afganistán y no sabe de dónde sacarlos. Bush no contestó ayer a la pregunta de si se plantea un incremento de tropas como el que este año hubo en Irak. Nadie insistió porque nadie cree que sea técnicamente posible. El esfuerzo militar está tan al límite y en un punto tan bajo de popularidad, que no sería desvestir a un santo para vestir otro, sino dejar desnudos a los dos.

El presidente buscó luego mensajes positivos hasta debajo de las piedras. Habló de cómo su homólogo afgano, Ahmid Karzai, le ha hablado de las mejoras de su país, y refrenó incluso las críticas al jefe del Gobierno iraquí, Nuri al Maliki. Admitió que aún falta mucho para que las cosas en Bagdad empiecen a ser remotamente satisfactorias, pero negó que no haya habido progresos. «Se está distribuyendo petróleo a todas las regiones, se está trabajando en la pacificación, hay un gobierno que no es perfecto pero que funciona», reivindicó.

Ante su próximo viaje a Oriente Próximo en el mes de enero, se mostró bastante poco contemporizador con Siria. Bush dijo que su paciencia con Bashar al Assad «se acabó hace tiempo», y descarta conversaciones directas con él, en referencia a la posibilidad de que aprovechase su periplo para verse las caras con el presidente sirio.

Destrucción de pruebas
Otro tema estrella de la última rueda de prensa del año de Bush fue su rotunda negativa de haber estado al tanto de la decisión de la CIA de destruir grabaciones de interrogatorios en 2005. Bush debe pisar firme, porque «The New York Times» ha terminado por matizar su información de que dirigentes de la Casa Blanca asesoraron la decisión. Bush insiste en que se «enteró por Michael Hayden -el actual director de la CIA- quince días antes de que todo el tema se hiciera público» y que es «el primer interesado en ver en qué queda la investigación.

Mientras tanto, la Casa Blanca ha metido en su esfuerzo de guerra 70.000 millones de dólares extra (casi 49.000 millones de euros más), para desesperación de la oposición demócrata, que intentó bloquear las últimas cuentas de Bush. En su comparecencia, el presidente «tiró de las orejas» a los demócratas por «lastrar» sus presupuestos con cantidad de iniciativas a su juicio inútiles.

El presidente se mostró ayer firme como una roca ante los ataques económicos y los llamamientos a subir los impuestos para hacer frente a crisis como las de las hipotecas de alto riesgo. Bush admitió cierta inquietud pero aseguró que los fundamentos de la economía son firmes y que no hay que sucumbir al proteccionismo ni a la histeria y dejó claro que piensa combatir el cambio climático siempre que no dañe el crecimiento económico.

Bush mostró su profunda extrañeza porque la revista Time haya elegido persona del año a Vladimir Putin, y expresó su deseo de que algo parecido a la democracia llegue alguna vez, en la práctica, a Rusia.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!