martes, 15 de enero de 2008

Pruebas de supervivencia entregadas ayer por Consuelo González a familias de secuestrados


La ex congresista llegó a Bogotá hacia las 7:30 de la noche. Inmediatamente se dirigió al hogar de su hija Patricia y allí entregó los mensajes de los secuestrados a sus parientes.

Luego, en silencio, cada familia se refugió en un rincón de la casa y en grupos leyeron los mensajes. Hubo lágrimas y risas, y una extraña mezcla de dolor y alegría.

Lucy Géchem, hija del ex congresista Luis Eduardo Géchem, contó que su papá les pide no dejarlo morir en la selva y que intercedan para que lo trasladen a un hospital en Cuba, "así sea como prisionero de guerra", debido a los serios quebrantos de salud. Les cuenta que tiene problemas en el corazón, en la columna y gástricos.

María del Carmen Rodríguez, madre del capitán William Donato, no quiso revelar el contenido de las cartas. Pero contó que su hijo está fuerte y que se va a poner una coraza para afrontar lo que viene. "Lo que más me duele es la cadena que tiene y un candado grande sobre el cuello", dijo.

"En una de las fotos te muestro la bolita interna que siento en el cuello", le escribió en una carta el ex gobernador del Meta Alan Jara a su esposa Claudia Rujeles. También le cuenta que todas las noches lo encadenan para dormir.

"He cogido las cartas las he olido y también estas cuerdas", dijo Rujeles, la esposa del ex gobernador del Meta Alan Jara, mientras señalaba unas manualidades que les envió su esposo.

"Es un gran alivio... la mediación de Chávez y Córdoba dio sus frutos. Le han traído mucha calma a mi alma", contó esta mujer que recibió cinco fotos de su esposo.

"Lo veo muy demacrado. También veo, por su cara, que se siente abandonado", dijo.

Alan Felipe, hijo del ex gobernador, contó que alguna vez le dijo por radio que Nacional iba a ganar, que cuando quisiera se podría cambiar de equipo (Millonarios). Él respondió en una carta que apostó la lavada de las ollas tres días a favor de Nacional. "Gracias a mi equipo se salvó de lavarlas", dijo Alan Felipe.

El joven también contó que su padre le envió una lista de unos 10 libros "bien gruesos" para que los leyera. Entre los títulos le recomendó El viejo y el mar para que tuviera idea de lo que él está sintiendo en cautiverio. Sin embargo, le dijo que espera que con la mediación su secuestro se acabe rápido y que su hijo no alcance a leer los libros.

Pero Jara no es el único que se interesa por el fútbol. Otros uniformados como el coronel Luis Mendieta, cuentan en sus cartas que escuchan las transmisiones de los partidos, pero cuando los guerrilleros están de malas pulgas, ni siquiera les dejan celebrar un gol.

"Incluso, le mandó una carta sellada al locutor Paché Andrade, de RCN", contó Johana Ramírez, sobrina del oficial. Otras cartas se las mandó a la mamá del capitán Guevara, al general Naranjo, a Darío Arismendi y a Hernán Peláez.

Johana dijo que mandó tres fotos: una en la que está todo el grupo de secuestrados con cadenas en el cuello, y en las otras dos está de pie. Se le ve triste, demacrado y con la mirada un poco perdida.

Según cuenta la sobrina de Mendieta, la vida de los secuestrados está en constante riesgo por la situación de orden público. En sus cartas, todos insisten en la necesidad de buscar el intercambio humanitario como una alternativa para no "pudrirse en la selva". Y ven la liberación de Clara y Consuelo como una luz viva de esperanza para regresar pronto.

Ver galería de fotos

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!