martes, 19 de febrero de 2008

Gobierno de Bush permitió que la CIA torturara a prisioneros extranjeros


El diario The Washington Post publicó las declaraciones de un testigo clave del Departamento de Justicia.
- Gobierno británico publica primer borrador del documento que justificó la invasión de Irak
Un alto funcionario estadounidense reveló que el gobierno del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, permitió a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) torturar a prisioneros extranjeros, reveló este lunes el diario The Washington Post.

El rotativo estadounidense cita a Steven G. Bradbury, segundo jefe de la Oficina de Consejo Legal del Departamento de Justicia, quien admitió que la administración de Bush permitió el uso de torturas en algunos métodos de interrogación a prisioneros extranjeros, entre ellos el polémico "waterboarding"o ahogamiento simulado.

Según Bradbury, la Casa Banca respaldó el empleo de "ciertas técnicas severas", pero únicamente "si no causaban un dolor severo y duradero".

El funcionario reconoció que durante los interrogatorios se realizaron ahogamientos simulados a prisioneros acusados de ser supuestos miembros de la red Al Qaeda y admitió haber respaldado el uso de éste y otros métodos tortuosos ya que los abogados del Departamento de Justicia los consideraron legales.

Steven G. Bradbury, es el segundo funcionario estadounidense que reconoce que la CIA llevó a cabo prácticas de tortura contra prisioneros, luego que hace dos semanas el director de la CIA, Michael Hayden, admitiera ante el Comité de Inteligencia del Congreso estadounidense que la agencia federal aplicó, tras los atentados del 11 de septiembre de 2002, en tres ocasiones la asfixia simulada en interrogatorios a miembros de la red Al Qaeda.

Tras las declaraciones de Hayden, la Casa Blanca defendió el uso de este polémico método, considerado como tortura en todas las convenciones internacionales de derechos humanos e incluso afirmó que la CIA podía utilizar nuevamente esta técnica, con la autorización del presidente George W. Bush.

La controversial técnica, también conocida como tormento de toca, consiste en amarrar a una persona, ponerla en una posición inclinada con la cabeza hacia abajo, cubrirle la cabeza y verter liquido para que sienta que se ahoga, con el objetivo de extraerle información. Es considerada en todas las convenciones internacionales como tortura, y utilizada por la CIA en los interrogatorios de sospechosos de terrorismo.

John Kiriakou, un ex agente de la CIA ya había dicho el 11 de enero que durante los interrogatorios a sospechosos de supuesto terrorismo se les aplica ahogamiento.

La polémica por el uso de tortura por parte de la CIA se desató luego que su propio director reconociera a principios de diciembre que su despacho destruyó cintas de vídeo que contenían grabaciones con interrogatorios realizados en 2002 a supuestos "terroristas", en los que aparentemente se aplicaron torturas.

Frente al escándalo, el Departamento de Justicia abrió el pasado 2 de enero una investigación criminal.

Sin embargo, la apertura de esta investigación ha creado escepticismo debido al apoyo que el gobierno estadounidense ha dado a la aplicación de técnicas de tortura, en especial tras los atentados del 11 de septiembre de 2002.

En julio de 2007, Bush firmó una polémica orden ejecutiva sobre el trato a los sospechosos detenidos por la CIA, que no declaraba ilegal el uso de técnicas de interrogación extremas, como el ahogamiento simulado

TeleSUR - Telam / nn - NN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!