lunes, 3 de marzo de 2008

Colombia: última opción del decaído imperio norteamericano


Colombia se ha convertido en la última opción del Gobierno de Estados Unidos para la ejecución de sus planes hegemónicos y de dominación sobre los países de América Latina y el Caribe, “Colombia es el único reducto que tiene Estados Unidos para romper con la creciente integración latinoamericana”, dijo la internacionalista y profesora del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual y de la Universidad Central de Venezuela, Yarisma Pérez Aparicio.

En una entrevista exclusiva realizada por la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), Pérez Aparicio aseguró que “Colombia se ha convertido en el último recurso del decadente imperio norteamericano, es la última opción de Estados Unidos para ejercer sus políticas de dominio sobre Latinoamerica y el Caribe”.

Sobre estas políticas imperialistas ejercidas por el gobierno estadounidense a través del Estado colombiano, la internacionalista expresó que Colombia “es el único reducto que tiene Estados Unidos para romper con la creciente integración latinoamericana”, modelo que se sustenta de la cooperación entre los pueblos de América Latina y El Caribe para contrarrestar los intereses hegemónicos de Estados Unidos en la región.

Explicó la profesora de política exterior que “Colombia se ha convertido a través de su gobierno en la única nación que contrasta con la políticas regionales de integración”, pues las políticas ejercidas por el gobierno colombiano representan una contradicción a las políticas de integración de la región.

“Colombia se ha convertido en un foco para dañar la integración latinoamericana”, recalcó Pérez Aparicio.

Colombia permitió la penetración total de Estados Unidos”, agregó.

Yarisma Pérez Aparicio comentó también que “el gobierno de Uribe ejerce una política de guerra” que obedece a las políticas belicistas del gobierno estadounidense que lograron su completa injerencia a través de la implementación del Plan Colombia.

Al preguntársele sobre un posible escenario armado en la región, Pérez Aparicio dijo: “La guerra se inició hace bastante tiempo cuando Colombia permitió la penetración total de Estados Unidos con soldados y armas norteamericanas”, desde ese momento “Colombia es el país con mayor poderío armamentístico en la región”.

Agregó sobre este punto que “Estados Unidos ha fomentado un desequilibrio militar en la región”, que tiene como firme propósito atentar contra la integración de la América Latina.

Mencionó la internacionalista al referirse a las acciones bélicas realizadas por el gobierno de Colombia en territorio ecuatoriano, que con estas acciones el Estado neogranadino “busca aplicar sus políticas subimperiales como parte de una repetida práctica del Plan Colombia”, dijo Pérez Aparicio.

Agregó la experta en política exterior que como parte de las estrategias neoliberales que efectúa Estados Unidos para ejercer su dominio en Latinoamérica, el gobierno colombiano se ha convertido en el órgano ejecutor de esas políticas que contrastan con el modelo de integración que experimentan los países de la región.

Sobre esto, Pérez Aparicio indicó que “Colombia es la herramienta utilizada para ejecutar las políticas de Estados Unidos, políticas que emplea en todo el mundo, como en Irak, Afganistán” y que a lo largo de la historia “ha ejercido para llevar a cabo sus proyectos de dominación”.

Masacre en territorio ecuatoriano

La experta internacional señaló que las acciones militares del gobierno colombiano forman parte de “la anarquía de las políticas del gobierno de Colombia”, que trascienden hacia “una anarquía de indiferencia al Derecho Internacional Público”.

“Nos encontramos en este momento con un gobierno ultrajante, anárquico y violador del Derecho Internacional, todo esto se ha evidenciado en una forma total”, aseguró Pérez Aparicio.

Denunció la internacionalista que las acciones del gobierno de Álvaro Uribe, “además de ser una violación brutal del derecho internacional, representa también una violación a los derechos humanos”, pues “lo que hizo Colombia fue un acto terrorista, porque además de violentar el espacio aéreo y terrestre de Ecuador, Colombia practicó una masacre en territorio ecuatoriano, fue una violación humana”.

“Esto es un conflicto regional”

La experta internacional argumentó que, con respecto a la reciente agresión del gobierno colombiano a la soberanía de Ecuador y las flagrantes violaciones sobre lo estipulado en las normativas del Derecho Internacional, “todos los países de América Latina y El Caribe deben unirse y formar un gran bloque para buscar apoyo internacional” sobre este tema, “esto es un conflicto regional”, dijo.

Pérez Aparicio destacó que los países de América Latina y El Caribe progresivamente se han excluido de las políticas de dominio de Estados Unidos como parte del proceso de independencia de los pueblos, la autodeterminación y el ejercicio de su soberanía.

Este tipo de medidas, según la experta, ha provocado el rechazo de Estados Unidos porque atenta contra sus intereses.


Explicó: “Hemos visto al presidente Uribe como desde un principio trató de mentir, para luego pedir disculpas que no fueron aceptadas por Ecuador”.

La internacionalista agregó que este tipo de violaciones requieren de respuestas diplomáticas fuertes como las ejercidas por el gobierno de Ecuador, que retiró a su embajador en Bogotá y expulsó al embajador de Colombia en Quito y las tomadas por el gobierno de Venezuela que cerró su Embajada en Colombia.

Dijo también que “la guerra fue iniciada hace rato por Colombia, nación que se ha quedado sola en la región, únicamente supeditada a los mandatos de Estados Unidos. La guerra ha estado en la región desde que Colombia permitió la injerencia de Estados Unidos”.

La experta internacional declaró que la guerra comenzó a partir de la instalación del Plan Colombia, e indicó que en respuesta a estas acciones de guerra, los países de Latinoamérica pueden ejercer medidas de guerra porque “la guerra puede efectuarse en varios niveles”.

Al respecto, explicó Pérez que “el presidente Chávez habló del segundo Ayacucho, el Ayacucho del siglo XXI, que ha diferencia de aquel que fue por la vía armada este pudiera darse a través de la guerra diplomática para lograr liberar a Colombia del dominio estadounidense”.

Por tal razón, resalto la experta internacional que “es necesaria una salida diplomática y que los países de la región como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela y demás países del Caribe, ejerzan presión diplomática al gobierno colombiano porque este conflicto es del interés de toda la región”.

“Ejercer presión en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) a ver si sirven de algo ante la violación flagrante por el gobierno de Colombia y sus irrespeto, a ver si no actúan bajo los intereses y el dominio de Estados Unidos”, añadió Pérez Aparicio.

Esta es una guerra de Estados Unidos contra América Latina y El Caribe” , señaló la experta en política exterior, quien además subrayó que “todos los países de América Latina y El Caribe deben dar un paso al frente y retirar a los funcionarios de sus embajadas, romper las relaciones diplomáticas y cortar las relaciones comerciales con Colombia, es necesario efectuar medidas de fuerza con respecto a este caso”.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!