martes, 4 de marzo de 2008

Los miserables


El discurso de Wilson Borja es vehemente. Está convencido de que es una necedad discutir solamente sobre las FARC mientras que los problemas diarios del colombiano quedan en segundo plano. Borja es representante a la Cámara (diputado) por Bogotá del izquierdista Polo Democrático. Es amigo de ´la senadora y aplaude su apuesta "de jugársela por un proceso de paz, incluso exponiendo una carrera política, porque no es fácil por el riesgo que significa el presidente Uribe". Para Borja la reputación política de "la negra Piedad" está muy lejos de salir maltrecha porque su trabajo es reconocido por "aquellos que estamos en contra de la guerra, y eso es estar en contra de las FARC y de Uribe".

Los comentarios sobre el Presidente hechos por la senadora en el extranjero no le sorprenden: "Piedad se lo ha dicho aquí. Tenemos ese derecho como congresistas. Noemí Sanín le dijo paramilitar a Uribe cuando estaban en campaña electoral. ¿Ella sí puede pero la negra Piedad no?".



Su conclusión es que Córdoba fue utilizada por Uribe para demostrar que estaba tan preocupado por los secuestrados que fue capaz de asignarle responsabilidades como esas a una rival. "Pero cuando eso se le fue de las manos los saca a ella y a Chávez

Y que también es víctima de una campaña: "Busque un medio que haga un análisis a fondo sobre si lo que hizo Piedad es bueno o malo. En lugar de eso le montan el cuento de que tenía una tarjeta de crédito que Chávez le había dado y no muestran ni una prueba, pero formaron todo un escándalo estos miserables de la prensa en Colombia. Además empezaron a sacar que si se acostaba o no con Chávez. ¿Eso qué tiene que ver con el problema de los secuestrados?".

Y las fotos: "Yo he estado en todos los procesos de paz y he visto a ministros abrazarse con Marulanda y con los del ELN y a mujeres de los gobiernos darse besos de saludo con los guerrilleros. Pero, claro, ahí no estaban las cámaras. Si yo soy conciliador no puedo tratar a las patadas a las FARC. Lo otro no es sino una explotación miserable del régimen de Uribe y de los medios en Colombia contra la negra Piedad".



A la posibilidad de que ella sea una víctima, el representante por Bogotá del Partido de la U, Nicolás Uribe, le abre el compás para incluir una posible agenda "oculta" de la senadora: "Ella usa a Chávez para su exposición pública y Chávez a ella para su intervención en Colombia. No se puede decir que esa agenda pase por las FARC, pero sí hay elementos de preocupación".

Esta semana, Córdoba se anotó el éxito de una nueva liberación. Pero ya la guerrilla advirtió que no hará más entregas. ¿Se acabó su misión? Como sea, el factor Piedad -que le dio nuevos bríos al tema de los secuestrados- seguirá dejándose sentir: no hay manera de que esos turbantes y esa decidida personalidad pasen desapercibidos.

ommedina@eluniversal.com

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!