jueves, 13 de marzo de 2008

Texto íntegro del registro de derechos humanos de EEUU en 2007


Estados Unidos tiene un notorio récord de pisotear la soberanía de otros países y violar los derechos humanos en éstos.

La invasión de Irak por parte de las tropas estadounidenses ha producido la mayor tragedia de derechos humanos y el mayor desastre humanitario del mundo moderno. Según reportes, desde cuando se llevó a cabo la invasión en 2003, 660.000 iraquíes han muerto, de ellos el 99% eran civiles. Eso equivale a un promedio diario de 450 personas muertas. De acuerdo con el periódico Los Angeles Times, el número de muertos civiles en Irak ya ha excedido el millón. Un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reveló que alrededor de un millón de iraquíes habían perdido sus viviendas, la mitad de ellos eran niños. Había 75.000 niños viviendo en campos de refugiados o albergues provisionales. Cerca de 760.000 menores no podían ir a la escuela.

De acuerdo con reportajes de prensa, guardias de la empresa de vigilancia privada Blackwater, relacionada con el Departamento de Estado estadounidense, asesinaron a tiros a 17 ciudadanos iraquíes sin razón alguna el 16 de septiembre de 2007, y posteriormente este departamento les concedió inmunidad (The China Press, 31 de octubre de 2007). Una investigación del gobierno de Irak encontró que guardias de Blackwater habían asesinado a 21 iraquíes y herido a otros 27 antes del mencionado incidente. Por su parte, una investigación del Departamento de Estado muestra que Blackwater estuvo involucrada en 56 casos de tiroteos en Irak en 2007.

Un informe del Congreso de Estados Unidos dice que la compañía tuvo que ver con cerca de 200 tiroteos en Irak desde 2005, el 84% de los cuales fueron tiroteos indiscriminados. AP informó que el 23 de octubre de 2007, un helicóptero artillado tipo Apache abrió fuego sobre un grupo de gente sospechosa de haber sembrado minas junto a las carreteras cerca de Samarra, en el norte de Bagdad, ocasionando la muerte de por lo menos 11 personas, incluidos seis civiles. Sin embargo, fuentes de la policía local y testigos dijeron que el número real de civiles muertos fue de 14 (AP, Bagdad, 23 de octubre de 2007).

Comandantes del 1º Batallón del 501º Regimiento de Infantería llevaron a cabo un programa de provocación para matar más insurgentes, en el cual se utilizaban armas como "anzuelos". Cuando alguien se acercaba a recogerlas, los francotiradores les disparaban. Muchos civiles iraquíes fueron asesinados de esta forma (Los Angeles Times, 5 de octubre de 2007; The Washington Post, 24 de septiembre de 2007).

Los soldados estadounidenses han asesinado a muchos civiles inocentes en el marco de la guerra contra el terrorismo en Afganistán. The Washington Post informó el 3 de mayo de 2007 que las tropas de Estados Unidos habrían llegado a matar hasta 51 civiles en una semana (Karzai Says Civilan Toll Is No Longer Acceptable, The Washington Post, 3 de mayo de 2007). Un grupo de derechos humanos afgano dijo en un informe que una unidad de la marina estadounidense disparó indiscriminadamente contra transeúntes, pasajeros de vehículos privados, buses y taxis a lo largo de una franja de 10 millas (16 kilómetros) de carretera en la provincia de Nangahar el 4 de marzo de 2007, dando muerte de 12 civiles, incluidos un niño y tres ancianos (New York Times, 15 de abril de 2007).

Estados Unidos tiene muchas cárceles secretas en el mundo, en las que los prisioneros son tratados inhumanamente. "Prisión secreta" y "tortura de prisioneros" se han convertido en sinónimos de Estados Unidos. En mayo de 2007, el reportero especial de la ONU sobre la protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, dijo tras su visita a Estados Unidos que ese país ha detenido 700 personas en Afganistán y 18.000 en Irak por razones relacionadas con la lucha contra el terrorismo. El reportero especial expresó su preocupación por las condiciones de los detenidos en la Bahía de Guantánamo y otras instalaciones secretas de detención, la ausencia de protección de la justicia y acceso a juicios justos para los sospechosos de terrorismo, así como por la transferencia de éstos. También expresó su desilusión por el hecho de que el gobierno de Estados Unidos no le hubiera permitido visitar la Bahía de Guantánamo y otros lugares secretos de detención (Preliminary Findings on Visit to United States by Special Rapportuer on Human Rights and Counter-terrorism, 29 de mayo de 2007, http:/www.unog.ch).

Ademas de la Bahía de Guantánamo, donde los prisioneros han sido sometidos a aterradoras torturas, Estados Unidos también ha administrado instalaciones carcelarias secretas en Jordania y Etiopía, donde los detenidos eran tratados con brutalidad. The Washington Post informó el 1 de diciembre de 2007, que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) había venido operando una cárcel secreta en las afueras de Amman, la capital Jordana, desde 2000, en la cual muchos sospechosos de terrorismo de origen no jordano habían sido detenidos e interrogados con abusos severos (Jordan''s Spy Agency: Holding Cell for the CIA, The Washington Post, 1 de diciembre de 2007). De acuerdo con reportajes de prensa, la CIA detuvo a cientos de sospechosos de Al- Qaeda en un lugar secreto en Etiopía. Los detenidos eran originarios de 19 países, e incluían mujeres y niños, el menor de los cuales tenía siete meses. Ellos fueron deportados ilegalmente a Etiopía, donde fueron mantenidos en terroríficas condiciones en prisiones hacinadas, con hasta 12 detenidos compartiendo una celda de tres metros cuadrados. La comida escaseaba y los abusos y torturas eran de común ocurrencia (The Daily Telegraph, 5 de abril de 2007; AP, Nairobi, 5 de abril de 2007).

El 14 de diciembre de 2007, el diario The Washington Times informó que la CIA torturaba con frecuencia a los detenidos sospechosos de terrorismo utilizando la práctica del "waterboarding" (simulación de ahogamiento) así como la de simulación de ejecución (House Approves Ban on CIA Waterboarding, The Washington Times, 14 de diciembre de 2007). La American Broadcasting Company (ABC) describió en uno de sus reportajes cómo se practica el " waterboarding": el prisionero es atado a una tabla inclinada de forma que la cabeza queda levemente por debajo del nivel de los pies. Posteriormente se le cubre la cara con papel celofán y se le arroja agua. Indefectiblemente, la persona experimenta una terrorífica sensación de ahogamiento que la lleva a suplicar la suspensión del ejercicio. The New York Times dijo en un reportaje del 7 de diciembre de 2007 que en 2005 la CIA destruyó por lo menos dos cintas de vídeo que documentaban la interrogación de dos miembros de Al-Qaeda que estaban bajo custodia de esa agencia en 2002 (CIA Destroyed 2 Tapes Showing Interrogations, The New York Times, 7 de diciembre de 2007).

Se cree ampliamente que la CIA estaba tratando de destruir evidencias sobre la existencia de su programa de detenciones secretas. Las mujeres prisioneras en Irak fueron sometidas con frecuencia a humillaciones. Reportajes de prensa dicen que muchas de ellas fueron víctimas de la policía iraquí y de las fuerzas de ocupación. Los iraquíes precisan que jamás en las guerras conocidas desde la Edad Media se han registrado tantas violaciones y crímenes contra mujeres como durante la guerra contra Irak (Rebelión, 5 de mayo de 2007).

Estados Unidos siempre ha adoptado doble rasero en cuanto a los asuntos de los derechos humanos. Ejerce presión con frecuencia sobre otros países para invitar al reportero especial de la ONU a examinar e informar sobre su situación en esta materia, pero nunca lo ha hecho para sí mismo. Pide a los demás países obedecer las normas de la ONU que permiten a los reporteros especiales visitar cualquier lugar y hablar con cualquier persona sin interferencia ni vigilancia alguna, pero así mismo, siempre se ha negado a apegarse a dichas normas y ha desestimado la solicitud de realizar una visita conjunta a la base militar de la Bahía de Guantánamo presentada por varios reporteros especiales.

Hasta la fecha, el gobierno de Estados Unidos se ha negado a reconocer el derecho al desarrollo como parte de los derechos humanos. Aunque suscribió el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en 1977, aún no ha lo ratificado. Estados Unidos declara que da importancia a la protección de los derechos de las mujeres y los niños, pero aún no ha ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, 27 años después de haberla firmado convirtiéndose en uno de los siete países miembros de la ONU que aún no han la ratificado. Además, todavía no ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, 12 años después de haberla suscrito, aún a pesar de que 193 países ya lo han hecho. Desde marzo de 2007, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ha estado abierta a las firmas y muchos países adoptan una actitud activa hacia ella. Hasta finales de diciembre de 2007, 118 países ya la habían firmado y siete la habían ratificado, pero Estados Unidos ni siquiera la habían firmado.

Respetar y proteger los derechos humanos son importantes logros en el progreso de la historia de la humanidad y un importante símbolo de la civilización moderna. También constituye una meta común de los pueblos de todos los países y razas, y un tema clave de la corriente de progreso de nuestros tiempos. Todos los países tienen la obligación de esforzarse para promover y proteger sus propios derechos humanos, y deben impulsar la cooperación internacional sobre la base de las normas de las relaciones internacionales. Ningún país del mundo puede verse a sí mismo como la encarnación de los derechos humanos y usar este concepto como una herramienta para interferir en los asuntos de otros países o ejercer presión sobre ellos para lograr sus propios intereses estratégicos.

Estados Unidos se impone sobre otros países y emite Informes por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos año tras año. Sus arrogantes comentarios sobre los derechos humanos de otros países están siempre acompañados por una deliberada ignorancia de los serios problemas de derechos humanos que tienen lugar en su propio territorio. Esto no sólo está en contra de las normas universalmente reconocidas de las relaciones internacionales, sino que también expone el doble rasero y la hipócrita naturaleza de Estados Unidos en cuanto al problema de los derechos humanos, perjudicando inevitablemente su imagen internacional.

Por la presente recomendamos al gobierno de Estados Unidos que enfrente sus propios problemas en materia de derechos humanos y deje de aplicar las equivocadas y poco inteligentes prácticas de doble rasero a este respecto.(Xinhua-CRI)
13/03/2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!