jueves, 10 de abril de 2008

Dicen que en Cuba la población huye del país


La emigración cubana es uno de los grandes capítulos de la manipulación informativa sobre Cuba. Para los grandes medios, “los espaldas mojadas” de México o “los balseros” de la República Dominicana o Haití que tratan de llegar a Estados Unidos, son emigrantes económicos en busca del “sueño americano”.

Los emigrados cubanos en cambio, son exiliados que huyen de lo que se identifica como régimen castrista.
En el primer caso las informaciones jamás mencionan el nombre del presidente del país de origen, ni culpabilizan al régimen político o económico vigente: el capitalismo latinoamericano, de un fenómeno en muchos casos dramáticos. En el caso de Cuba, si embargo, es sistemática la mención del nombre de su presidente y la culpabilización al sistema socialista cubano del fenómeno migratorio.

Detrás de todo esto hay varios aspectos que sistemáticamente se ocultan en los grandes medios. En primer lugar se oculta el origen de la emigración cubana actual, origen que no es político sino económico casi en su totalidad. En este sentido se silencia que Cuba es una nación pobre del llamado tercer mundo con características similares a las de su entorno, y por tanto, emisor natural de emigración.

Se silencia que Cuba sufre un bloqueo económico por parte de Estados Unidos que limita su crecimiento y le impide acceder a crédito internacional; y se silencia que desde 1991 cuba ha sufrido una de las más brutales crisis económicas conocidas en la región, tras la desaparición de sus socios comerciales en el este de Europa.

En segundo lugar se oculta la política migratoria del gobierno de Estados Unidos, política convertida en arma de guerra contra Cuba. Una política de doble rasero ya que por un lado se niega el visado para viajar de modo legal y seguro a Estados Unidos a la mayoría de las personas cubanas que lo solicitan, y por otro se estimulan las salidas ilegales del país a través de la denominada Ley de Ajuste Cubano. Esta ley norteamericana de 1966 otorga residencia e innumerables ventajas sociales a las personas cubanas que por cualquier vía lleguen a territorio norteamericano, lo que constituye en la práctica, una discriminación hacia el resto de la emigración latinoamericana.

En tercer lugar se oculta la magnitud del fenómeno de la emigración cubana, emigración muy inferior a la de otras naciones de su entorno geográfico. En 1958 Cuba se encontraba en el lugar número dos entre los países que emitían emigración hacia Estados Unidos, sólo superado por México.

Si se revisa el sitio Web del INS (Immigration and Naturalization Service) se encontrará a Cuba en el octavo lugar a pesar de estos 49 años, a pesar de toda la manipulación del tema, a pesar de que Cuba es el único país que tiene una Ley de Ajuste que le garantiza la entrada a todo el que

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!