martes, 15 de abril de 2008

Papa visita Washington avergonzado por delitos de pederastia de la Iglesia Católica de EEUU


El Papa Benedicto XVI, que este martes inició una visita oficial a Estados Unidos, dijo que se siente profundamente avergonzado por el escándalo de abusos sexuales en el que ha estado implicada la Iglesia Católica estadounidense.

Washington, 15 de abril de 2008 / El papa Benedicto XVI llegó este martes a la base militar Andrews de Washington, donde fue recibido por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en una deferencia especial de la Casa Blanca, que intenta superar diferencias políticas con el Vaticano.

Benedicto XVI descendió del avión "El buen Pastor I" y fue saludado por Bush y su esposa, Laura, en su primera visita a Estados Unidos, donde permanecerá hasta el domingo.

La visita de seis días en Estados Unidos es la primera desde el comienzo de su pontificado hace tres años, que lo llevará a Washington y Nueva York.

De camino a Washington, el Papa dijo que la Iglesia tiene la determinación de excluir a los pederastas del sacerdocio y que hará todo lo posible para prevenir que se repita otro escándalo.

La visita de Benedicto XVI a Estados Unidos ha generado gran expectativa no sólo entre los casi 70 millones de católicos que hay en el país, sino también entre los grupos de activistas que desde el fin de semana tratan de llamar la atención sobre los escándalos sexuales que involucraron a la Iglesia Católica.

"El Papa no puede ignorar lo que pasó. Esperamos de él más que palabras. Queremos acciones para castigar a quienes encubrieron a los culpables de abusos a menores", señaló a la BBC Barbara Blaine, cofundadora de SNAP, la Red de Sobrevivientes de las Víctimas de Sacerdotes.

Blaine sufrió en carne propia el abuso de un cura e insiste en que lo más doloroso fue observar cómo las autoridades eclesiásticas negaron los hechos.

"Había muchas como yo":

"Cuando por fin pude denunciar lo que me pasó me dijeron que yo era la única. Luego descubrí que había muchas como yo que durante décadas se quejaron y nadie hizo nada", señaló directora de SNAP.

Esta organización quiere que la visita del Papa de frutos concretos.

"Tan sólo hace una semana hubo otra denuncia de dos niños, uno de 8 y otro de 5 años. No era la primera vez que se acusaba a ese sacerdote. ¿Por qué no se hizo nada antes? ¿Cómo es posible que protejan a estos criminales?", señala Blaine.

Desde 1950 miles de acusaciones de abusos sexuales han sido presentadas ante los tribunales en EE.UU.

Un informe comisionado por la propia Conferencia Nacional de Obispos Católicos en 2004 destacó que más de 4.000 sacerdotes habían sido acusados.

Desde el 2002, cuando se desataron los peores escándalos, algunas diócesis han pagado más de US$2 millones de en daños y compensaciones.

Sin embargo, tal como admiten miembros de la Iglesia, la herida sigue abierta y el Papa no podrá evadir el tema que tanto ha impactado a la comunidad.

"Aunque no sea el motivo de su visita, es un problema que está en el espíritu y el corazón de los católicos", admitió el padre David O'Connell, presidente de la Universidad Católica de Washington.

Ya en el 2002, ante la ola de denuncias, la Iglesia suscribió la "Carta de Protección de Niños y Jóvenes" donde se impusieron varias reglas para evitar más abusos. Incluye por ejemplo la expulsión inmediata de cualquier sacerdote que haya sido encontrado culpable.

En los últimos tres años, según el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown, hubo una disminución drástica de informes de abusos sexuales.

Para las víctimas, estas medidas no son suficientes. Grupos como SNAP o como Voz de los Fieles han pedido al Vaticano que identifique públicamente a aquellos involucrados en abusos sexuales.

Para sanar las heridas, estas organizaciones opinan que es esencial que el Papa decida reunirse con ellos, aunque por ahora ese encuentro no está programado en la agenda del Pontífice.

"Además de disculparse, el Papa Benedicto XVI debería reunirse con las víctimas, escuchar sus historias y tratarlos con respeto y compasión," dijo Dan Bartley, presidente de Voz de los Fieles.

Ora/VTV/BBC/AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!