domingo, 22 de marzo de 2009

La redención musical es posible gracias a la Revolución


Desde hace más de un año se ha comenzado a conformar y desarrollar la Red de Orquestas Sinfónicas Penitenciarias, idea ambiciosa que nace bajo la iniciativa del Ejecutivo nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia (MPPRIJ), en convenio con la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), como órgano ejecutor.

El Proyecto constituye un ensayo inédito e instrumento válido de tratamiento para los individuos privados de libertad, con miras a facilitar su proceso de reinserción social, mediante el aprendizaje, la práctica y el disfrute de la música como disciplina exigente con principios intrínsecos, que ayudan al proceso de socialización de los individuos.

Desde que se instaló, a partir del mes de junio de 2007 en los tres centros pilotos, la Orquesta Sinfónica Penitenciarias opera en el Centro Penitenciario de la Región Andina, Centro Penitenciario de Occidente e Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), con atención a los participantes del proyecto, a cargo del personal administrativo y académico contratado por la FESNOJIV.

Así lo dio a conocer Eddiguer Guerrero, líder de la Red de Orquestas Sinfónicas Penitenciarias, quien explicó que el plan no sólo comprende la creación de la orquesta, sino también la coral y talleres de luthería, para generar valores éticos, morales y sociales en la población reclusa a través del arte colectivo en favor de la sana convivencia penitenciaria, aportándole, a su vez, habilidades de socialización que faciliten la reinserción.

'Se prevé incorporar un 40% de la población penitenciaria a esta actividad en los centros donde se está ejecutando y extenderlo a nuevos centros penitenciarios, pues el fin a mediano plazo es brindar a los participantes un proyecto de vida, lleno de compromiso, valores y un futuro viable como músicos al momento de incorporarse a la sociedad', añadió Guerrero.

La propuesta da cumplimiento al artículo 24 de la Ley de Régimen Penitenciario, el cual reza: 'Se fomentará la enseñanza y prácticas musicales de los penados por medios tales como coros, bandas, orquestas, conciertos y sesiones de música grabada', y garantiza la integración de hombres y mujeres a un espacio para fines reeducativos.

Veamos el video de su primera presentación:



Asimismo, la formación orquestal ha sido un éxito en los tres centros pilotos que funcionan hasta ahora en el sistema penitenciario del país, ya que está generando cambios favorables de conducta y autoestima en todos los ciudadanos privados de libertad que participan dentro de esta formación artística y profesional.

Los Protagonistas

Muchos fueron los testimonios de los internos que participaron en el evento. Las historias se complementaban unas con otras y las palabras brotaban desde el corazón. Un ejemplo de ello fue Víctor Villasmil, de 24 años de edad, perteneciente al Centro Penitenciario de la Región Andina, quien asegura que lo mejor que le pudo haber pasado es estar en la cárcel, 'de lo contrario estaría en la calle y jamás hubiese aprendido a tocar la flauta'.

'Tengo diez meses en la orquesta sinfónica, desde que se inició. Yo soñaba con este día -del concierto-, con estar en el Teatro Teresa Carreño y tocar. El tiempo que tengo tocando la flauta me ha ayudado a dejar las drogas, he cambiado completamente, tengo otra mentalidad. Estoy tratando de hacer mi vida de nuevo pero con la flauta y trabajando', dijo con entusiasmo.

'Le doy gracias a Dios por estar aquí, porque si yo no hubiera llegado a la cárcel estaría muerto en la calle, me hubieran matado. Yo era una persona mala conducta, no era ni la cuarta parte de lo que soy ahora', añadió.

Por otra parte, Henry Dávila, personal de la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), es el primer interno que, una vez en libertad, ingresó a la nómina de trabajadores de dicha institución.

'Ellos nos dan la oportunidad porque saben que ahora vamos por el buen camino. Hasta ahora me ha ido muy bien. Ya tengo un sueldo, una base; cuento con cesta ticket y todos los beneficios de un trabajador, y estoy muy orgulloso porque ahora yo le puedo dar clases a los internos del estado Mérida, para que ellos sigan mi ejemplo', manifestó.

Para finalizar, agradeció a la Fundación y al Gobierno nacional por la iniciativa que cambió su vida. 'La sociedad no le da oportunidad a los presos. La Fundación y el Gobierno si la están dando. Yo le agradezco a Chávez y al maestro José Antonio Abreu, por haber lanzado este proyecto a los núcleos de los diferentes estados, porque es mejor cambiar la pistola por un instrumento musical. Gracias a eso, me ha ido muy bien'.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!