domingo, 19 de julio de 2009

José Vicente Rangel y sus confidenciales


La macrooperación internacional encargada de revertir los procesos integradores y progresistas de América Latina. Está actuando en Honduras actualmente pero sin ningún resultado. Cada día crecen los movimientos en protesta por la "sucesión constitucional" que inventó la oposición hondureña para sacar a Zelaya del poder a seis meses del término de su mandato.



1) Participación de empresas que se han dedicado a desestabilizar a Venezuela.

2) Un banco local venezolano con graves problemas recibe el aporte de USA para contener los procesos de transformación social en AmLat (procedentes, sin duda del gobierno demócrata de Obama.

3) Los focos de atención del imperio son Guatemala, Bolivia, Paraguay entre otros. Harán lo imposible por desviar los propósitos integradores y liberadores de los líderes impuestos por los pueblos sudamericanos.

jueves, 9 de julio de 2009

Honduras: La campaña de odio contra Venezuela


En pleno Bulevard Morazán, la zona “Rosa” de la capital Hondureña donde tener dinero... mucho dinero es el requisito para vivir, el Diario el Heraldo coloca afiches en los semáforos con la noticia mas importante según la línea editorial del periódico. Hoy rezaba así: "Chávez planeó una provocación aérea".

Nada nuevo. La campaña demonizando a Venezuela, al Presidente Chávez y al proceso bolivariano, ha sido la tónica del gobierno usurpador y sus aliados desde semanas antes del Golpe de Estado. En las Radios y Tvs controladas por los golpistas, es normal escuchar mencionar a Chávez y a Venezuela asociados a supuestas acciones de Injerencia, Invasión, Ataques, Conspiraciones.

Aquellos periódicos cuyos dueños son complices y parte fundamental del Golpe de Estado, contienen más noticias sobre Venezuela que sobre la realidad hondureña. Noticias, caricaturas, columnas de opinión que tergiversan lo que vive Venezuela con titulares que tienden a sembrar el miedo entre los hondureños.

En alguna parte de la población, incluso en sectores populares con poca organización, este bombardeo ha surtido efecto. Me ha sorprendido entrar a un abasto (pulpería) y encontrar a personas del pueblo alarmadas comentando sobre la necesidad de protegerse de los venezolanos, de la existencia de tropas venezolanas que estarían entrando por lugares de la frontera, de dinero que Chavez habría enviado para repartir armas. Días atrás el temor en algunos habitantes es que al regresar Zelaya, a los jóvenes de este país se les enviaría a Venezuela y a Cuba para adoctrinarlos en comunismo. Toda una trama de guerra psicológica que la dictadura repite y repite por todos sus medios.

Las pequeñas y uniformadas concentraciones que el Gobierno de Facto logra armar para su autocomplacencia, repiten el mensaje contra Venezuela.

Mientras hoy Martes 7 de Julio una gigantesca movilización cruzaba la ciudad para reclamar ante la embajada USA el retorno del Presidente y el repudio al Golpe, en otro lugar de la ciudad unos cuantos manifestaban contra Zelaya y por supuesto contra Venezuela.

El mismo discurso, la misma campaña que vimos en Venezuela contra Cuba en aquellos días del Golpe de 2002.

Han sido diez días de incesante ataques contra Venezuela por todos los medios del Golpismo.

El Cardenal Arzobispo de Tegucigalpa es otra de las voces que por la radio contribuyen con esa campaña. Hoy mismo en la radio soltó la siguiente perla: "Que Chávez saque sus manos de Honduras: Ya no queremos más Injerencia de Venezuela en Honduras." Y el flamante arzobispo no dijo ni una palabra sobre la inmensa marcha que recorrió la capital hoy en respaldo al presidente Zelaya. Ni una palabra sobre los llamados a reflexionar que le hizo la primera dama desde las calles. Muy claro, el arzobispo en su papel de Opinador Político a favor del Gobierno de Facto.

Por otro lado el ilegítimo canciller del Golpe, Enrique Ortíz declaraba ayer “haber descubierto que Manuel Zelaya si hubiera aterrizado en Tegucigalpa el pasado domingo, tenia planeado llamar a tropas venezolanas para que invadieran Honduras”.

Se intensifica la campaña contra todo lo que huela a Venezuela por parte del Gobierno Ilegítimo. ¿Porqué contra Venezuela? ¿Quién Asesora a los Golpistas? ¿Quién determina que atacar a Chávez y a la democracia Venezolana es tan importante para sus objetivos?

En el siguiente clip podrán apreciar los momentos históricos y mediáticos del golpe de Estado perpetrado en Honduras contra el gobierno electo democráticamente del Presidente Zelaya:



El Frente de Resistencia al Golpe de Estado en su séptimo comunicado el día de ayer lunes 6 de Julio señaló que mientras el Presidente Barack Obama condena el Golpe, hay una parte del Gobierno de los Estados Unidos vinculada a la Agencia Central de Inteligencia y a la industria armamentista actuando en Honduras.

Cuando profundizamos el tema con el dirigente popular Carlos H. Reyes, este nos dió nombres: El grupo terrorista Alpha66 conformado por cubanos de Miami, había sido detectado en San Pedro Sula y Tegucigalpa. Por otra parte también habíamos conocido de otras fuentes la presencia de venezolanos de la oposición residentes en Miami que estaban en Tegucigalpa antes del Golpe coordinando y sirviendo como enlace para el financiamiento de la campaña comunicacional de los golpistas. Para más señas, una de las reuniones donde se discutieron planes, diseño, contenido comunicacional y distribución de dinero fue el Hotel Maya de Tegucigalpa al día siguiente del Golpe de Estado.

No es casualidad tanta insistencia en crear una matriz de terror hacia todo lo que huela a Chávez y a Venezuela. Los enemigos de la democracia participativa y del protagonismo popular se amparan bajo el mismo techo: La defensa de los intereses de los privilegiados de siempre.

Sin embargo, la movilizacion del pueblo organizado, en estos diez días ha servido para quitarle la venda a muchos de sus compatriotas.

En la marchas y protestas, Venezuela, el Alba, Telesur son algunas de las banderas que levanta el pueblo organizado, reivindicando la integración latinoamericana.

El domingo cuando el avión que trasportaba al presidente Zelaya daba vueltas sobre el pueblo agolpado alrededor del aeropuerto, sin poder aterrizar, el Golpe de Estado dejó de existir por un momento, el dolor por los heridos y por el joven asesinado por la dictadura se transformaron en un solo grito de esperanza donde se confundían consignas como: “Viva Mel Zelaya”, “Viva Honduras”, “Gracias Chávez”, “Gracias Venezuela”.


Mientras el gobierno de facto sigue tratando de sembrar odio contra Venezuela, un amor de pueblo a pueblo se crece en la solidaridad y hace más comprensible el ideal de la integración latinoamericana.

Por Angel Palacios

lunes, 6 de julio de 2009

¿Qué pasa detrás del golpe en Honduras?


Por Osly Hernández

Considerando los acontecimientos que se desarrollan a escala regional, resulta necesario que los militantes de izquierda nos avoquemos a la tarea de construir algunos análisis que permitan develar lo que realmente se esconde detrás del golpe de Estado en Honduras

En ese sentido, hemos leído o escuchado algunos argumentos que apuntan hacia la posibilidad de que lo ocurrido en tierras centroamericanas pudiera ser un ensayo que le permita al imperio medir la capacidad de respuesta de los nuevos organismos internacionales creados para la integración latinoamericana, ante un golpe.

Otros sectores, coincidiendo con esta postura, agregan que otra variable a medir por los intereses capitalistas es la capacidad de respuesta del movimiento popular, los niveles de solidaridad e incluso identificar las estrategias empleadas para derribar el cerco mediático que suele acompañar los golpes de nueva generación.

Ahora bien, revisando el contexto en el cual se desarrolla la acción, algunos otros elementos deben ser tomados en cuenta:

Yéndonos a los hechos recientes que anteceden al golpe de Estado, encontramos que en nuestra región se estaban desarrollando dos discusiones muy importantes: la primera, el fortalecimiento del ALBA que, además de recibir a nuevos países, marcó un momento histórico al rechazar las conclusiones de la “Cumbre de las Américas” por no contemplar el cese del bloqueo a Cuba ni las acciones concretas frente a la crisis del sistema capitalista, además de dibujar la posibilidad de separación de los países latinoamericanos de la OEA. Es ésta la segunda discusión.

En los últimos meses, se han hecho duros cuestionamientos al modo de funcionamiento de la OEA, cuerpo que, hasta el momento, servía de parapeto para justificar las reiteradas intervenciones del gobierno yanqui en nuestros pueblos. Sin embargo, desde la llegada de Obama al poder, se han hecho algunos esfuerzos por revivir al moribundo cuerpo. La seña más evidente fue la “repentina” consideración de incorporación de Cuba, propuesta rechazada por el país caribeño.

Ahora bien, de repente, surge un golpe de Estado en Honduras. Las respuestas de los países del ALBA y UNASUR (cuerpos impulsados por gobiernos de izquierda) se hacen inmediatas pero, extrañamente, observamos como el gobierno de Estados Unidos primero y la OEA después, se deslindan del hecho y dan pleno apoyo al gobierno “democráticamente electo” de Manuel Zelaya. Extrañamente, por primera vez en la historia, se indignan frente a un golpe contra un gobierno progresista, en uno de los países donde reposan no pocos intereses militares del Norte. Extrañamente, por primera vez, se ofrecen no de mediadores, sino de custodios, junto con la ONU, para la entrada de Zelaya a su país. Extrañamente…

Resulta evidente que esto no ocurre de manera inocente, lo que nos lleva a preguntarnos ¿qué se esconde tras el repentino ataque de solidaridad de la OEA y de su tutor, el gobierno de los Estados Unidos?

Revisando los acontecimientos, además de compartir los análisis antes mencionados, el principal interés de los Estados Unidos pudiera estar en la necesidad de recuperar la imagen de la OEA como organismo que ayuda a resolver los conflictos en América, como medida desesperada para frenar la matriz de su desaparición y devolverle su utilidad para el continente y, así, impedir el avance de las instancias impulsadas por los gobiernos de izquierda que facilitan la consolidación del proyecto político bolivariano: la unidad hispanoamericana.

Este escenario favorecería la posibilidad de reabrir la discusión de si la OEA debe desaparecer o no, punto que se divisaba superado. Este escenario, coloca de nuevo a Estados Unidos -a través de sus organismos multinacionales- como el gran salvador del conflicto y como un posible aliado, manteniendo viva la tesis del panamericanismo que tanto daño ha hecho a los intereses de nuestros pueblos y que viene siendo combatida desde los tiempos Bolívar, quien siempre planteó que la flexibilización de las posiciones frente al país del Norte harían perder el proceso de unificación, tal como ocurrió con el Congreso Anfictiónico de Panamá.

Si leemos la historia con sentido crítico, para aprender de ella, creo que es delicado el hecho de permitir la intervención de estos organismos en la resolución del conflicto en Honduras, sin tener en cuenta sus consecuencias. Y si a esto le aderezamos la posibilidad que ante la radicalización del conflicto se plantee la intervención de los “cascos azules” para rescatar el hilo constitucional hondureño, quizá pudiéramos estar dejando el control pleno de la situación en manos del imperio y echando por la borda los esfuerzos de independencia avanzados.

Más acertado pudiera ser, quizá, aprovechar el momento para consolidar alianzas en materia de defensa desde nuestros propios organismos internacionales, como el ALBA, por ejemplo, o despertar la discusión de la organización de los pueblos con el mismo fin. Es evidente que decisiones como éstas resultan un poco complejas por el debate que debe anteceder, pero de no abrirlo en este momento y plantearlo como un escenario posible, podríamos estar retrocediendo todos los esfuerzos hechos por lograr mayores niveles de conciencia para la identificación del enemigo común: el imperio norteamericano y su sistema capitalista, sobre todo con aquellos países de centro izquierda que continúan creyendo que el gobierno de los Estados Unidos “no es tan malo”, entrampando el proceso de unidad.

Los pueblos del mundo estamos cansados de heroísmos a lo gringo y estamos dispuestos a defender con la vida los procesos que venimos consolidando de la mano de nuestros líderes. Creo que debemos confiar en esa conciencia, que también viene siendo cultivada en nuestros cuerpos militares, y gritarle al mundo que nuestra América latina ya no tiene fronteras y nos lanzamos a la defensa de cualquiera de nuestros hermanos porque nos asiste el derecho, incluso ancestral, de hacerlo.

Fuente

jueves, 2 de julio de 2009

La mano que mece la cuna



De acuerdo con un trabajo del Observatorio Social Centroamericano entre los propulsores del golpe figuran también las trasnacionales farmacéuticas que tienen sus laboratorios en varios países de América central y que apoyaron el movimiento desestabilizador contra el presidente Zelaya impidiendo a principios de este año la compra de medicamentos genéricos a precios posibles para atender la demanda del pueblo hondureño, con un atraso de más de medio siglo en salud.

En esto colaboraron activamente las Fundaciones de la CIA, como la National Endowment Foundation (NED) (supuesta Fundación para la Democracia) Y la Agencia Internacional para el desarrollo (USAID) y especialmente el nuevo engendro de ambos, “UnoAmérica” (Unión de Organizaciones Democráticas de América Latina)cuya peligrosidad aumenta con los días.

Financiada por la NED y conformada por militares, paramilitares de las pasadas dictaduras, mercenarios y fascistas UnoAmérica está señalada en el intento de intento de asesinato contra el Presidente de Bolivia, Evo Morales.

Precisamente la prensa hondureña en defensa del golpe dio testimonio del apoyo de esos grupos criminales en sus declaraciones desde Colombia contra el presidente y estimulando el golpismo. Varios ex militares hondureños de los tiempos de la guerra sucia partícipes en el golpe son partes de esta organización que tomó las bases de la siniestra Operación Cóndor, una coordinadora criminal de las dictaduras del Sur y las centroamericanas.



El periodista Jean Guy Allaard la llama “Alianza Fascista Panamericana” con toda razón.
Pero el factor externo y fundamental detrás del golpe es el interés en la preservación de las bases militares de Estados Unidos en Honduras, dentro del plan de control de ese país, cuando el mapa de Centroamérica no favorece a Washington.

Como denunció el Grupo de Estudios sobre América Latina y Caribe(GEAL) a fines del año 2007, Washington considera a Centroamérica su “frontera sur”, y el plan es resguardarla bajo una fuerte presencia militar.

Esto se complicó más con el nuevo plan de seguridad regional para México y Centroamérica al que destinó Washington mil 400 millones de dólares.

Sandino Asturias, director de la ONG “Centro de Estudios Guatemaltecos” sostuvo que “al plan Maya-Jaguar y Palmerola, se unen los guardacostas en El Salvador, los helicópteros estadounidenses en Guatemala y Honduras, el fuerte papel de la DEA y el centro de radares en el aeropuerto (militar) salvadoreño” al explicar la estrategia estadounidense.

El plan Maya-Jaguar, acordado en 1998 y “renovado cada año por Guatemala y Estados Unidos, establece la presencia de soldados estadounidenses en territorio guatemalteco para reprimir el narcotráfico”.

Este movimiento de tropas de Estados Unidos que además asesoran y forman policías y militares es respaldado por las unidades de infantería y naves de la Fuerza Aérea en la base de Palmerola.
Allí recordó Asturias se encuentra la pista de aterrizaje más grande de Centroamérica que tiene más de dos mil 600 metros, específicamente necesaria para los grandes aviones de Estados Unidos.

“Hay un triángulo entre El Salvador, Guatemala y Honduras que refuerza la presencia militar de Estados Unidos” dijo Asturias.
El comisionado de derechos Humanos de Honduras Ramón Custodio ha denunciado que “Palmerola es una ocupación militar” de Estados Unidos en su país.
A esta presencia invasora se añade ahora una nueva creación. El 6 de febrero de 2009, el embajador de Estados Unidos Hugo Llorrens colocó la primera piedra de una base supuestamente antidrogas que deberá estar concluida en marzo de 2010 para ser inaugurada por el gobierno que asuma el 27 de enero de ese año.

El Departamento de Gracias a Dios donde se ubica la base, es fronterizo con Nicaragua y estratégico para los planes de dominación regional de Washington. Se sostiene que por ese corredor pasa droga procedente de Colombia hacia Estados Unidos y esto incluye al departamento insular de Islas de la Bahía,(Utila, Roatán, y Guanaja).

El almirante James Stavridis, jefe del Comando Sur ya anunció la instalación de alta tecnología en el lugar y el envío de aviones y avionetas de interdicción, lanchas rápidas. También habrá entrenamiento de tropas.

Para los “halcones” de Washington cualquier posibilidad de que un presidente como Zelaya continuara en el cargo o fuera sucedido por alguien con su misma posición en defensa de la soberanía nacional y con independencia real de Washington no “es conveniente y menos en una región hay varios gobiernos insumisos”.

Stella Calloni