miércoles, 23 de septiembre de 2009

Zelaya denuncia un plan para asesinarlo


Tegucigalpa, 22 de septiembre. Fuerzas militares y policiales del gobierno de facto hondureño reprimieron esta mañana a miles de manifestantes que rodeaban la embajada de Brasil en Tegucigalpa en respaldo al presidente constitucional, Manuel Zelaya, quien el lunes regresó al país de manera clandestina. El saldo se eleva a cientos de detenidos y una veintena de heridos, denunciaron fuentes de oposición.

Amparados bajo el toque de queda –extendido a las 6 de la tarde de este miércoles– los soldados y policías, muchos con pasamontañas, llegaron hacia las 6 horas (local), lanzaron gas lacrimógeno y la emprendieron a golpes con palos contra unos 4 mil zelayistas, que se defendieron con piedras, para finalmente ser desalojados.

En medio de llamados del Frente Nacional contra el Golpe de Estado en Honduras a mantener la resistencia –iniciada el pasado 29 de junio, un día después de que un comando militar expulsó a Zelaya del país–, grupos de manifestantes salieron a las calles y las fuerzas antimotines los reprimieron en al menos cuatro barriadas de esta capital.

Por la noche seguían los enfrentamientos de la resistencia con fuerzas policiacas en colonias como Víctor F. Hardón y Centroamérica.

La presidenta del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras, Berta Oliva, afirmó que hay más de 150 detenidos en el centro deportivo Villa Olímpica de Tegucigalpa. Añadió que en otros centros policiales hay más detenidos y que son mucho más de 200, pues aprehenden a jóvenes y mujeres al estilo nazi. Afirmó que su organización había logrado la liberación de 148 personas, pero que aún quedan muchas detenidas en todo el país.

Versión de que hay dos muertos

Bertha Cáceres, del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, denunció en declaraciones a la televisión cubana que el operativo policial-militar dejó al menos dos muertos, refirió la agencia Afp; la agencia francesa de noticias no pudo confirmar esa versión, luego de que la morgue informó que no hubo levantamiento de cadáveres.

En el Hospital Escuela se informó que fueron atendidos 20 heridos que fueron llevados en ambulancias. Aunque, fuentes de la resistencia hablaron de 24 heridos.

Zelaya, huésped en la sede diplomática brasileña, denunció:

vine pacíficamente y desarmado, y hemos sido recibidos prácticamente a balazos, los he invitado al diálogo y nos contestan con metralletas; nos contestan tirando gas a la embajada para dispersar al pueblo, afectando, hiriendo con disparos.

En declaraciones a Telesur, recogidas por las agencias de prensa, Zelaya subrayó:

están atacando la embajada de Brasil con sonidos estridentes para enloquecer a la gente que está aquí; están atacando con bombas la embajada de Brasil.
Demandó a las fuerzas armadas dejar de reprimir al pueblo y replegarse a sus cuarteles para lograr la restitución de la democracia.

Denunció que

el gobierno golpista prepara un plan para tomar la embajada de Brasil aquí para capturarlo y asesinarlo, lo que podría ocurrir esta noche (del martes). Dijo que hasta tienen listos a los forenses para declarar que se trató de un suicidio, por lo que aclaró a la comunidad internacional que él no se suicida, que está vivo luchando por principios y que prefiere morir firme que arrodillado.

Acusó la militarización del entorno con efectivos y el sobrevuelo de helicópteros. Sabemos que estamos en peligro, reconoció. Antes, Zelaya había llamado a sus seguidores a a dirigirse a la embajada con la finalidad de crear un cerco que los protegiera de la actividad militar.

Dos bombas lacrimógenas cayeron dentro de la sede diplomática, según testigos. En ese contexto, más tarde, decenas de zelayistas abandonaron la legación, adonde habían ingresado para protegerse de la represión.

Vea como el dictador Micheletti niega que el Presidente Zelaya haya entrado a Honduras:



Cilia Flores: Micheletti no tiene el poder en Honduras

El presidente constitucional hizo un llamado a los capitanes, a los mayores, a los coroneles, a que no se presten a este juego de violar los derechos del pueblo, y afirmó que todavía están a tiempo para lograr una salida pacífica a la crisis. En otras declaraciones, insistió en haber establecido los primeros contactos para un diálogo con el gobierno de facto.

Por la noche, Zelaya pidió a Estados Unidos medidas efectivas para revertir en un par de minutos el golpe de Estado de hace tres meses, entre las cuales citó las de orden comercial. Llamó a la comunidad internacional a mantener la presión en esta lucha contra el golpismo.

El presidente de facto, Roberto Micheletti, negó que se pretenda ingresar a la embajada de Brasil para capturar a Zelaya, porque, dijo, se respetará la inmunidad de la embajada de Brasil, y advirtió que Zelaya puede quedarse a vivir allí, si quiere, cinco o diez años

No se refirió a los

cortes del suministro eléctrico, de agua y servicio telefónico al que fue sometido la legación brasileña, en lo que representa una violación a la Convención de Viena.

Micheletti indicó que no harán nada que los enfrente a otro país hermano, pero que Brasilia debe establecer si le otorgan asilo político o lo entregan a las autoridades hondureñas para que sea juzgado. Criticó que se permita que un ciudadano esté llamando a la insurrección a la población, ya que los países del mundo no lo van a aceptar.

La cancillería de su gobierno también aclaró que no habrá allanamiento a la embajada, pero en una nota le pidió a Brasilia que aclare el estatus del señor Zelaya dentro de la embajada.

Honduras se paralizó totalmente hoy a raíz del toque de queda impuesto por el gobierno de facto, que preside Micheletti, el cual este día fue extendido hasta las 6 horas de este miércoles

En el desalojo se enfrentaron los policías, asistidos por militares, con los manifestantes, lo que provocó destrucción de autos y afectación de residencias vecinas de la misión diplomática. La policía dijo que tras el desalojo hubo 49 detenidos y otros 94 fueron llevados a la Villa Olímpica por violar el toque de queda.

Marvin Ponce, diputado por la izquierdista Unificación Democrática, que apoya el regreso de Zelaya a la presidencia de la república, denunció que la policía torturó a varios detenidos y los recluyó en el estadio de béisbol.

La esposa de Manuel Zelaya, Xiomara Castro, dijo al canal 36 que la embajada se encuentra rodeada de policías y militares y que incluso hay francotiradores apostados en las inmediaciones de la sede diplomática.

A su vez, ese canal denunció la interrupción de su señal luego de que militares se apoderaron de la principal distribuidora estatal que les surte el servicio.

Todas las actividades públicas y privadas estuvieron paralizadas este día en Honduras y los contactos aéreos están cortados con el exterior, ya que el gobierno suspendió toda actividad en los cuatro aeropuertos del país.

El candidato presidencial hondureño Porfirio Lobo, que respaldó el golpe de Estado, amenazó con retirar el apoyo a Micheletti si se sigue negando a dialogar con el mandatario constitucional.

Advirtió que la bancada de su Partido Nacional (derecha) votó en su momento en favor de la asunción de Micheletti, pero condicionado al diálogo.

Después de que Brasil denunció como un hecho extremadamente grave el corte de los servicios de agua, luz y teléfonos que sufrió su embajada en Tegucigalpa, el régimen de facto permitió que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo llevara alimentos a la legación y restableció el suministro de energía eléctrica y agua, pero los teléfonos continúan sin funcionar.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!