martes, 10 de noviembre de 2009

Con la guerra en el pensamiento

Desde comienzos de año, el partido político televisivo Globovisión ha transmitido en Venezuela desde Colombia un programa llamado "La Noche". Los sábados por la tarde religiosamente los buenos aliados de RCN le brindan la oportunidad a los apátridas y golpistas residentes en nuestro país de ver sus sueños hechos realidad: "Chávez el dictador, el agresor debe morir o renunciar", es la conclusión que sacarán los espectadores de semejante espacio desde donde se le infunde terror y también mucho de "grima" a los colombianos en contra de Venezuela, de su gobierno, pero principalmente en contra del Presidente Chávez.

La periodista Claudia Gurisatti se encarga de hacer el papel de Carla Angola (protagonista del bodrio televisivo Buenas Noches, Globovisión), es decir; dramatiza al máximo sus preguntas y comentarios, moviendo la cara y las manos de manera preocupada (yo diría que desesperada) ante las "amenazas" de guerra que según ella emanan del vecino país.


Los temas que eligen son diversos: Desde una entrevista más que larga con Evelin de Rosales, destacando la injusticia que se comete con su esposo (Manuel Rosales) el alcalde "escapado" y asilado por Alan García, allá, en Perú, pasando por las violaciones del espacio aéreo venezolano por pilotos colombianos (haciendo creer que son injustas la detenciones), hasta la fallida entrevista con el único sobreviviente de la masacre de Chururú, en la cual, la ya nombrada comunicadora se empeña en que el entrevistado se disfrace de futbolista y de vendedor de maní quién sabe para qué o queda mejor preguntarse por qué.



Como de costumbre, este sábado retransmitieron parte del programa, no todo. Y la periodista se conectó vía telefónica con Manuel Cortés, quien contestó en tono muy nervioso a sus requerimientos con la voz quebrada desde el Hospital Militar de Caracas. Ella le pregunta de la siguiente forma:


-¿Ustedes vendían maní y otras cositas en los buses, eran vendedores ambulantes, ¿no es cierto? ¿Verdad?- Entónces, de manera contundente, como quien se defiende, saltó del teléfono la voz del muchacho quien desesperadamente le decía:
- ¡No! ¡No! ¡No! Yo no vendía maní y jugué con ellos ese día, porque me invitaron.

-Pero usted vendía maní, ¿No es cierto? Por eso se llamaban "Los Maniceros" ¿No?

- Ya le dije que yo no vendía maní y estaba allí por casualidad, ellos me invitaron a jugar "solo por ese día". Además de ellos solo 4 (cuatro) vendían maní. Del resto no se nada. Solo quiero irme rápido a Colombia, porque extraño mi familia.
En este punto de la entrevista, la periodista le pregunta a Cortés:


-¿No es verdad que fueron los del ELN los que lo secuestraron junto a los otros 10 que no pudieron sobrevivir a la matanza?¿Cómo estaban vestidos? ¿Tenían acento de venezolano o de colombiano?
- Los que nos llevaron eran como campesinos, pero andaban armados. Los acentos eran de los dos, colombiano y venezolano.


Pero cuando Claudia vuelve a preguntar si eran del ELN, el canal Globovisión cortó la retransmisión y simplemente terminaron la ronda de noticias, como ellos llaman a la cadena interminable de informaciones negativas y atemorizantes con las cuales "alegran" nuestros días.


La conclusión es sencilla, la presión de la periodista no tuvo éxito y no pudo sacarle a Manuel la respuesta forzada: "Si, eran del ELN". Porque esa es la matriz de información instaurada por el gobernador del Táchira, fiel aliado del gobierno uribista que se empeña en acusar a este grupo subversivo del secuestro y asesinato de estos 8 jóvenes colombianos, un peruano y un venezolano que jugaban "tranquilamente" al futbol en una cancha improvisada para ello.


Y les conviene que sea el ELN, para ligarlo con la idea de que están actuando en colaboración con el Ejército Bolivariano al mando de Chávez, y por aquí, que por allá...El mismo cuento de las computadoras superesistentes a los bombardeos pertenecientes a Raúl Reyes y a "Jorge 40" y de los archivos de correo electrónico que dicen que Correa ganó las elecciones gracias a los aportes económicos de las FARC... Dan risa francamente.


Lo cierto es que desde hace tiempo los señores Santos, oligarcas del uribismo, de la incomunicación y de la guerra, han querido vincular las acciones delictivas de grupos armados como las FARC y el ELN con los gobiernos de Ecuador y Venezuela. Pero nunca muestran pruebas, solo palabras que se repiten y se repiten siguiendo la línea editorial pertinente en estos casos: La línea guerrerista y profundamente alevosa que alimenta el odio en los corazones y el desasosiego en los telespectadores de RCN.


Los hechos hablan por si mismos: Colombianos dentro de Venezuela no pueden contener sus ansias de matar a sus mismos compatriotas. Es un reflejo de la enfermedad del paramilitarismo, una vacuna impuesta adrede por el gobierno, cuyos efectos no puede controlar porque es demasiado tarde para ello: El virus de "Mancuso", "Macaco", "Don Berna, "Doble Cero", "Don Diego", atacó las filas del Ejército para hacer posible los "falsos positivos" y ataca igualmente a los 63 congresistas colombianos acusados y detenidos por vínculos con estos asesinos de las Autodefensas de Colombia, fruto del gran "Convivir" que fundó el ilustre e iluminado Alvaro Uribe Velez hace ya algún tiempo, allá en la que fué la Nueva Granada... Aunque a la Gurisatti no le guste, así le pusieron los ancestros de Juan Carlos de Borbón.


Ihra Shamah

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!