jueves, 30 de septiembre de 2010

Mataban afganos “por deporte” Soldados norteamericanos son investigados por disparar contra civiles por diversión. Recogían sus dedos como trofeos.

Estaban destacados en Afganistán y concibieron la idea de “divertirse” asesinando civiles. Al decir de las investigaciones preliminares, el sargento Calvin Gibbs reclutó entre sus soldados a un grupo para formar un “equipo asesino” que presuntamente disparó contra civiles afganos al azar y recogió sus dedos como trofeos.

Los acusados habrían asesinado a tres afganos en distintos episodios y entre ellos otros están inculpados de haber encubierto los hechos. Incluso se habla de miembros de esa unidad incautaban hachís a civiles para fumar.

La base donde estaba estacionados los soldados corresponde a la brigada de infantería Stryker en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán.

La “diversión” consistía en lanzar granadas contra los civiles y luego dispararles. Según el expediente, Gibbs de 25 años junto a otro soldado, Jeremy Morlokck, aprovechaban sus tiempos de guardia o patrullas para asesinar civiles afganos.

La primera víctima fue un hombre llamado Gul Mudin, a quien lanzaron primero una granada y luego le dispararon cuando estaban de guardia. Gibbs le habría pasado la granada a Morlokd quien la arrojó sobre los civiles, mientras un tercer soldado, Holmes, de 19 años disparaba sobre ellos.. El hecho ocurrió en el pasado mes de enero.

Un reportaje sobre la cuestión aparecido en el periódico “The Guardian”, señala que “al final de ese día Morlock le señaló a Holmes que el asesinato tenía por objetivo la diversión y le amenazó si se lo decía a alguien”

En la lista, la siguiente víctima fue Marach Agha, a quien luego de dispararle, le colocaron un “Kalashnikov” a su lado para simular que el hombre habría utilizado el arma contra los soldados.

Habría inclusive fotografías donde los acusados posan junto a los cadáveres sonrientes, luego de recoger los dedos de las víctimas “como recuerdo”. Por estos cargos, cinco soldados; Gibbs, Morlock, Holmes, Michael Wagnon y Adam Winfield, están acusados de asesinato y de agresión agravada, entre otros cargos. De confirmarse los cargos podrían enfrentar condenas a cadena perpetua e incluso la pena de muerte.


La cuestión salió a la luz luego de que un soldado fuera golpeado por sus propios compañeros bajo apercibimiento de no decir lo que había visto. Era habitual además que se emborracharan en las barracas y fumaran hachís que confiscaban a los civiles.

Según “Army Times”, una revista especializada, el soldado Morlock habría admitido los cargos, aceptado su participación en los asesinatos y brindado detalles sobre otros hechos.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!