miércoles, 29 de septiembre de 2010

La oposición Venezolana obtiene participación en la Asamblea nacional: Tiene que trabajar con Chávez



Desde que fue elegido por primera vez hace 12 años, el presidente venezolano Hugo Chávez ha tenido la suerte de enfrentar lo que es quizás la oposición política más incompetente del Hemisferio Occidental, cuya movida más estúpida fue en 2005, cuando se negaron a participar en las elecciones parlamentarias. Lo que significó para Chávez una forma segura de sellar a la Asamblea Nacional, la cual ha utilizado para promover su "socialismo del siglo 21" d, consolidar el control del poder judicial y celebrar un referéndum de 2009 que eliminó los límites del mandato presidencial - a pesar de que los votantes habían rechazado ya que el cambio constitucional en un plebiscito dos años antes.


Afortunadamente para la oposición, algo más ha crecido en Venezuela, además del poder de Chávez - a saber, la insatisfacción de los votantes con su izquierda, la revolución bolivariana anti-Estados Unidos y su incapacidad para frenar los delitos violentos (en el hemisferio de la segunda mayor tasa de homicidios) y la inflación ( 30%). La mala noticia para Chávez es que el malestar coincide con la señal de que su oposición consiguió puestos en la Asamblea. Eso fue evidente en septiembre 26 en las elecciones parlamentarias, las primeras celebradas desde 2005, en la que la Coalición por la Unidad Democrática (MUD) y otros partidos anti-Chávez ganaron 67 de los 165 escaños de la Asamblea Nacional. "Se envió un mensaje claro", argumentó Julio Borges, jefe del conservador partido opositor Primero Justicia, "que no queremos camino radical de este gobierno."


Chávez demostró que sigue siendo una figura popular en Venezuela, donde su control de la petrolera más grande del hemisferio y su reserva le ha ayudado a reducir la pobreza y facultar a grandes franjas de la población una vez ignorada por la corrupta elite del país. "La fuerza revolucionaria ganó una victoria muy importante", insistió Chávez. Aún así, terminó ganando a través de su Partido Socialista Unido (PSUV) 98 asientos, que es igual a esencialmente dividir el voto popular con la oposición, que afirma que tiene un 52%. (Chávez dice que sólo tiene 49,5%, una cifra oficial definitiva aún no se ha anunciado.) De cualquier manera, las cifras frustraron un tercio de los curules de la mayoría del PSUV, lo que impedirá a Chávez hacer lo que hizo durante 5 años: "Él no puede pasar todas las leyes que ahora quiere pasar porque le hemos dado un obstáculo, una piedra de tropiezo", dice el trabajador jubilado del transporte Jorge Salas, de 62 años, un respaldo de la oposición.

Pero, ¿puede el stand de la oposición vencer a Chávez en las más importantes elecciones presidenciales de 2012? La votación parlamentaria ha creado "un cambio fundamental", dice el analista político Luis Vicente León, de la firma Datanálisis acerca de la votación en Caracas. Sin embargo lamentablemente Chávez no tiene rivales viables - aunque muchos de ellos no se puede ejecutar debido a una ley dudosa que descalifica a cualquier persona que incluso ha sido investigado por corrupción. "El desafío del momento es encontrar un candidato que pueda reunir alrededor de sí, una masa respetable de gente", dice Michael Shifter, presidente de la-Americana Diálogo Interamericano en Washington, DC "Y que mejor que ese proceso en curso en este momento."

Mientras tanto, muchos temen que de aquí a enero, cuando la nueva Asamblea Nacional se reúna, Chávez va a inventar medidas para debilitar el Poder Legislativo de Venezuela y dar a los ejecutivos, más intimidación. No es una preocupación infundada.


Aunque Chávez no es el dictador que sus enemigos afirman que es, no es bastante demócrata a pesar de lo que sus fans piensen..Para su crédito, celebra elecciones democráticas, pero es famoso por encontrar la forma de anular los resultados adversos. La cuestión de la reelección presidencial es un ejemplo, el otro ejemplo sucedió el año pasado cuando, después de que un candidato de la oposición fue elegido alcalde de la capital, Caracas, la Asamblea Nacional aprobó una ley que casi eliminó ese cargo y lo reemplazó con un administrador elegido por Chávez.


Pero si hay un mensaje que Chávez debería recoger de los resultados del domingo, es que los venezolanos están probablemente tan cansados de sus travesuras, del índice de homicidios y las estadísticas de la inflación - y que la continuación de esa estrategia política desde hoy y hasta 2012 podría socavar sus perspectivas de reelección, incluso si logra detener el riesgo de la mejora de las posibilidades de la oposición para su sorpresa. Aun así, son pocos los expertos que creen que la oposición venezolana victoriosa el pasado domingo por la voluntad de sus partidarios hará mucho para disminuir a Chávez hasta entonces.

"Realmente no veo [las elecciones parlamentarias] como un factor importante", dice Steve Ellner, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Oriente y autor de Repensar la política venezolana: la clase, los conflictos y el fenómeno Chávez. "Chávez está [todavía] con firmeza en el control de aquí a 2012."


Tal vez, el propio gran reto, para Chávez en los próximos dos años es disipar la noción de que él simplemente no puede resolver la delincuencia Venezuela y las crisis económicas. Periódicos privados y cadenas de televisión magnifican los asesinatos mostrando fotos espeluznantes de las víctimas, no detendrá el incesante derramamiento de sangre - una muerte cada hora y media en Caracas el año pasado -, ni la nacionalización de las industrias ha aliviado la escasez de alimentos esporádicos. Demonizar a los EE.UU. y a la "burguesía" a cada paso no es un sustituto de la política tampoco. Pero la oposición "tiene que hacer un trabajo mucho mejor de lo que ha hecho hasta ahora para ofrecer a sus propias ideas pragmáticas", dice Shifter. "En este momento, en términos de una elección presidencial, no ha presentado las alternativas que el público regular puede conectar."

Tal vez se puede iniciar el perfeccionamiento de las habilidades políticas de nuevo ahora que está de vuelta en la Asamblea Nacional - y ayudar a Venezuela a convertirse en una sociedad menos peligrosamente polarizada. Si los opositores de Chávez lo acusan de ejercer decretos ejecutivos, ahora deben resistir la tentación igualmente perjudicial para crear parálisis legislativa.

"Espero que tengamos un debate de alta calidad" en la Asamblea Nacional, dice Rafael Hernández, de 49 años, un contador que apoya el PSUV. Pero él espera que la oposición no "bloquee las leyes exclusivamente por el odio" hacia Chávez. Después de los últimos cinco años, tanto Chávez como la oposición tienen que soportar que le recuerden que la verdadera democracia implica un compromiso.


Fuente





Hugo Chávez con Ahmadinejab relación que Estados Unidos critica sin tener en cuenta
la soberanía y la libre determinación de los pueblos para realizar convenios económicos
que no se lleven a cabo, solamente con Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante. Exprésala!!!